El presidente ruso, Vladimir Putin, se baña en las aguas heladas del lago Seliguer con motivo de la festividad del Bautismo de Cristo en Ostashkov (Rusia).