Vinculan a Bolsonaro con el crimen de una activista, pero archivan la denuncia en tiempo récord

Lo curioso fue que el fiscal general de Brasil, Augusto Aras, anunció en tiempo récord, que archivó y dejó sin efecto el testimonio que involucró al presidente Jair Bolsonaro.

La tormenta política se levantó ayer en Brasil por una supuesta vinculación del presidente Jair Bolsonaro con los asesinos de la concejal Marielle Franco, que fue desmentida por la fiscalía, pero abrió una suerte de guerra entre el oficialismo y la principal cadena privada del país, TV Globo, que dio la noticia como primicia.

Lo curioso fue que el fiscal general de Brasil, Augusto Aras, anunció en tiempo récord, que archivó y dejó sin efecto la parte de un testimonio que involucró al presidente Jair Bolsonaro con uno de los detenidos por asesinar a la concejal Marielle Franco en marzo de 2018.

Aras, designado por el presidente en septiembre, dijo que “no hay nada que vincule a Bolsonaro al asesinato” de Franco y que la reciente acusación se trató de un “factoide”, es decir, una operación de prensa basada en un supuesto falso testimonio.

La TV Globo reveló anoche que Ecir Queiroz, ex policía detenido por el homicidio de Franco y parte de un grupo paramilitar llamado milicia en Río de Janeiro, fue a la casa de Bolsonaro en el barrio cerrado donde vive el presidente en Barra de Tijuca el día del crimen. En el mismo barrio cerrado vive Ronnie Lessa, quien salió con Queiroz horas después del barrio cerrado para perseguir y matar a Franco, dirigente de derechos humanos.

El portero, según Globo, dijo que el sospechoso Queiroz entró a la casa 58, de Bolsonaro, pero la defensa del presidente lo desmintió.

Comentarios