Videla fue condenado a prisión perpetua y cárcel común

El Tribunal Oral Federal 1 de la ciudad de Córdoba sentenció a prisión perpetua a Jorge Rafael Videla y Luciano Benjamín Menéndez por haber secuestrado, torturado y fusilado a 31 presos políticos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional en la Unidad Penitenciaria 1 entre abril y octubre de 1976.

También establecieron que cumplan la condena en una cárcel común.

En el caso de Videla, de 85  años, el tribunal lo consideró “autor mediato de la imposición de tormentos agravados y homicidio calificado por alevosía”, entre otros cargos. Por tal motivo, lo sentenciaron con prisión perpetua, la segunda condena de este tipo que deberá cumplir el ex dictador.

En tanto, Menéndez también fue juzgado con prisión perpetua por cometer delitos de lesa humanidad. El tribunal ordenó “la realización inmediata de una junta médica a los fines de determinar si se encuentra en condiciones de salud que permitan su alojamiento en una unidad carcelaria de la provincia de Córdoba”.

La sentencia de la condena manifiesta que ambos cumplan la misma en una cárcel común. “Perpetua e inhabilitación perpetua, ordenando la realización inmediata de exámenes médicos para determinar si se encuentra en estado de salud para permanecer en una cárcel común”, leyó en ambos casos el juez Jaime Díaz Gavier.

Durante varios momentos del dictado de la sentencia, el magistrado debió pedir silencio debido a los gritos y festejos de los familiares y militantes de los derechos humanos que presenciaron en la sala. 

En las inmediaciones  del tribunal, una gran multitud con carteles y banderas siguió también la lectura de la sentencia y el silencio expectante se rompió, en donde hubo llantos y abrazos tras las condenas a los represores imputados en este proceso de enjuiciamiento que comenzó el 2 de julio. No obstante, varios de ellos cuestionaron las absoluciones y algunas penas que consideraron leves.

Recordemos que Videla ya había sido juzgado y condenado por otras violaciones a los derechos humanos en el histórico juicio a las Juntas Militares en 1985. Pero en 1990 salió en libertad por un indulto del presidente Carlos Menem, beneficio que perdió en 2005 cuando la Corte Suprema lo declaró inconstitucional. Desde entonces fue imputado en diversas causas y el de Córdoba fue el primer juicio.

Otros 14 imputados en el mismo juicio también recibieron una condena de prisión perpetua, siete acusados estarán entre 12 y 6 años en la cárcel, mientras que otros 7 fueron absueltos.


Comentarios