Una serie hilarante con un humor muy particular.

Kimmy Schmidt es una chica de un pueblo pequeño de Estados Unidos, que se muda a Nueva York para comenzar una nueva vida, y empieza a trabajar como niñera. Ese podría ser un resumen de Unbreakable Kimmy Schmidt (una traducción posible es Kimmy Schmidt, la irrompible), la comedia de Tina Fey y Robert Carlock que hace poco estrenó su segunda temporada en Netflix. El problema con ese “resumen” es que deja de lado un pequeño detalle: Kimmy estuvo encerrada durante 15 años en un búnker subterráneo con otras cuatro mujeres, luego de ser secuestrada por un pastor que creía que se acercaba el Apocalipsis.

La serie es el regreso de Fey a la creación de comedias luego de la finalización de 30 Rock, y demuestra, otra vez, por qué la comediante es una maestra del humor absurdo. Como en 30 Rock, serie que mostraba los entretelones de un programa de humor al estilo Saturday Night Live, buena parte de UKM se dedica a explorar la relación entre las clases más pudientes y las no favorecidas. Esta vez, el personaje que hacía Alec Baldwin es reemplazado por la cazafortunas Jacqeline White, interpretada por Jane Krakowski. La frescura de la protagonista principal choca con la personalidad egocéntrica de su empleadora, algo que se transforma en uno de los motores de la primera temporada.

El otro punto en el que se apoya la serie es la presencia de Titus Burgess, en el papel de Titus Andromedon, un artista homosexual desocupado que acepta ser el compañero de vivienda de Kimmy para poder pagar el alquiler, y para enterarse de los detalles de su cautiverio. Burguess, en su papel más importante hasta la fecha, demuestra ser extremadamente capaz de representar el papel, que pasa de ser ridículo a profundo varias veces por episodio, siempre manteniendo la gracia.

La propia Kimmy (Ellie Kemper) demuestra ser un personaje extremadamente complejo. En la segunda temporada se ahonda en su personalidad, permanentemente alegre en un principio, pero terriblemente traumada por las experiencias del pasado. Resulta raro que a pesar de algunos de los temas que se tratan, la serie nunca deja de resultar divertida. Puede ser que el humor que maneja no sea para todos, pero en un año en el que las sitcom “clásicas” parecen llevar las de perder, Unbreakable Kimmy Schmidt se transformó en un programa que hay que ver sí o sí.

Estreno

Son of Zornson of zornZorn es un héroes animado, básicamente un He-Man pero en pleno 2016 y no en un mundo alternativo, así que es está como pez fuera del agua en el mundo “moderno”.

En El Hijo de Zorn, Zorn regresa después de 10 años luchando en una isla misteriosa para tratar de recuperar a su ex-mujer Edie y recuperar la relación con su hijo Alan, pero el mundo real no le va a resultar tan fácil y las cosas no irán como tenía pensado, su ex-mujer está comprometida con Craig y y Alan prefiere otro ambiente lejos de la ultramasculina vida de su padre.

Estreno: 11 de septiembre

Canal: FX

Nueva temporada

NarcosnarcosNetflix presentó el adelanto de la segunda temporada de su serie Narcos, en el que ya plantea el desenlace de su trama: Pablo Escobar, uno de los protagonistas y antagonista principal del programa, morirá. Al estar basada en los sucesos reales de la vida del narcotraficante colombiano, era lógico que este fuera el final de la serie.

Lo que la serie plantea como principal interrogante para esta segunda etapa es “¿Quién mató a Pablo Escobar?”, presentado a los diferentes grupos que buscan eliminar al criminal. Otro interrogante es qué pasará cuando termine esta temporada.

Estreno: 2 de septiembre

Canal: Netflix