Una nueva protesta de camioneros avivó el enfrentamiento con el Gobierno

La Federación de Choferes de Camiones realizaron una medida de fuerza en las empresas de correos, en reclamo de la reincorporación de trabajadores despedidos de la empresa chubutense Correos del Sur que se encarga de la entrega de facturación de la distribuidora de gas Camuzzi.
La medida se había iniciado a pesar de que el ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria para destrabar el conflicto y convocó a dos audiencias, cuyas negociaciones fracasaron por la intransigencia de las partes.
El conflicto se inició hace dos semanas, cuando la empresa italiana Camuzzi decidió terminar su contrato con Correos del Sur de Chubut, que se encargaba de repartir la facturación. Mientras las cifras oficiales hablan de 81 despidos y 120 trabajadores a los que se les termina el contrato mañana que los ligaba con Correos del Sur, los gremialistas insisten en que son 200 los cesantes.
Ayer, tras una larga reunión del Consejo Directivo de la Federación de Camioneros, el secretario gremial, Marcelo Aparicio, confirmó la continuidad del plan de lucha del gremio, que mantiene el bloqueo a distintas sedes de la empresa Correo Argentino, en protesta por el despido de trabajadores de la empresa Correos del Sur.
Aparicio sostuvo que “seguimos en un plan de lucha” y agregó que “más tarde” el gremio realizará otra reunión “para ver cómo sigue el plan de lucha”, y no descartó la convocatoria a una marcha a Plaza de Mayo.
El gremialista también reclamó al ministerio de Trabajo que “investigue a todas las empresas que terceriza Correo Argentino, porque la mayoría de los trabajadores que subsidiamos entre todos los argentinos, son monotributistas”.
Por la protesta se realizó una nueva reunión con autoridades del ministerio de Trabajo, pero al finalizar la misma se informó que no se había llegado a ningún acuerdo.
Por su parte, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, respondió parte de las acusaciones que había realizado el camionero, y aseguró que “el Correo Argentino no tiene ningún contrato en condiciones de precarización laboral”.
El funcionario además indicó que “es llamativo que se digan estas cosas ahora, ya que cuando el correo era de Macri y se explotaba y echaba sin fundamento a los trabajadores, nunca nadie dijo nada”, y agregó que “atrás de esto están los intereses de los correos privados”.

Comentarios