Un maldito pajarito

.

Hay algunas publicaciones más cerca de nuestra órbita. “Por Twitter, Mauricio Macri saludó a Francisco por su cumpleaños” dice un título de la sección política de las últimas horas. Otros, por su impacto mediático general: “La entrevista a Darthes encendió Twitter” fue aspecto destacado (y noticiable en los diarios) la semana que explotó la denuncia por abuso.

Otras combinan redes en el mundo globalizado del espectáculo: “La actriz Lili Reinhart actualizó su Instagram Story el domingo para anunciar que se tomará un descanso de Twitter (donde tiene unos impresionantes 2.34 millones de seguidores) para olvidarse de los haters”.

Y están las publicaciones especialmente futboleras, ocupando espacios: “El portero Iker Casillas y antiguo jugador del Real Madrid y su antiguo entrenador José Mourinho se han lanzado a una pequeña guerra en Twitter”

Twitter es un servicio de microblogging, con sede en San Francisco, California, con filiales en San Antonio y Boston en Estados Unidos. La plataforma permite enviar mensajes de texto plano de corta longitud, con un máximo de 280 caracteres (originalmente eran 140). Hace un tiempo la empresa de investigación de mercado “Pear Analytics” analizó 2.000 tuits (en Estados Unidos y en inglés) y detectó que el 40% eran de “cháchara sin sentido”, el 38% “conversaciones”, y sólo el 4% sobre noticias. Al respecto, la investigadora de redes sociales Danah Boyd respondió al estudio argumentando que un mejor nombre para lo que los investigadores de Pear llamaron "cháchara sin sentido" podría ser "acicalamiento social" o "sensibilización periférica" (que explica como las personas "quieren saber qué piensan, hacen y sienten las personas de su alrededor, incluso cuando la presencia no es viable").

En fin, lo que quería marcar es que hace rato que la red social se coló en la agenda. Como noticia en los medios tradicionales quiero decir. Y si sos de Boca, después de la final en Madrid, ni te querés asomar por el pajarito microbloggueado. Porque hay de todo, pero nada que calme el alma xeneixe por ahora. La corrida memorable del Pity Martinez, para el tercer gol, llegó a ser reversionado con música en más de 30 oportunidades, todas conviviendo en Twitter. Pero no fue lo único: el #GraciasGuille ganó la pulseada de las burlas el día de la despedida de Barros Schelotto. “El fantasma de la G” también se encargó de ganar espacio en todas las líneas de la plataforma.

Todo en forma de pajarito blanco y angelical.

 

Comentarios