Un botín demasiado grande para una ventana tan pequeña

Un ladrón aprovechó que no había nadie an la zona de atención de coches de un restaurante de comida rápida, en EE.UU, para robar la caja, aunque con tan mala fortuna que no pensó que la ventanilla estaba diseñada para que nadie pudiera robar nada a través de ella.