Un adolescente chileno murió acribillado durante las protestas

Un adolescente chileno murió esta madrugada alcanzado aparentemente por un disparo efectuado por la policía en la comuna santiaguina de Macul, confirmó el subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla.

Ubilla dijo que la víctima es Manuel Gutiérrez, de 14 años, quien no había participado de las multitudinarias marchas realizadas ayer, en el segundo y último día de paro general convocado por la Central Unitaria de Trabajadores (CUT).

El funcionario, citado por medios locales y la agencia noticiosa DPA, dijo que en los últimos tres días hubo 1.394 detenidos, 153 carabineros lesionados y 53 civiles heridos.

Manuel caminaba pasada la medianoche por una calle de Macul, en el centro oriente de Santiago, junto con su hermano Gerson, de 23 años, quien se desplaza en silla de ruedas, y un amigo, Giusseppe Ramírez, de 19.

"Escuchamos tres disparos que venían de Carabineros. Habían furgones parados y en movimientos. No sabemos de cuál salieron los disparos, pero estoy 100 por ciento seguro que los que dispararon eran carabineros", narró Ramírez.

"No estábamos en ninguna manifestación, ni siquiera estábamos cerca", agregó el amigo del adolescente muerto, según reprodujo el diario La Tercera en su edición on line.

Según su relato, cuando sintieron los disparos se lanzaron al suelo, pero Manuel sintió que algo lo había golpeado y comenzó a desvanecerse. Le subieron el polerón y vieron la herida en su pecho.

El menor fue trasladado hasta Ñuñoa, donde murió a pesar de los esfuerzos de los médicos.

Según afirmó la madre de la víctima, el doctor que lo atendió le dijo que el chico presentaba una herida de grueso calibre.

La familia anunció acciones legales contra quienes resulten responsables, y el caso lo llevará el abogado Washington Lizana, de la Defensoría Popular.

La muerte de Manuel Gutiérrez se enmarcó en una violenta noche de desmanes en la Región Metropolitana.

Pasadas las 23, manifestantes lanzaron piedras contra la Comisaría de Cerro Navia, y fueron repelidos con bombas lacrimógenas.

La misma situación ocurrió en el destacamento policial de Estación Central y en el de Huechuraba, en la población La Pincoya.

Comentarios