Trump no quiere ciudadanía para nacidos en EE.UU de padres inmigrantes

El presidente declaró que quiere ponerle fin al derecho constitucional de la ciudadanía de los niños nacidos en el país de padres que no la tienen. Los demócratas pusieron el grito en el cielo.

El presidente estadounidense, Donald Trump, jugó otra fuerte carta anti inmigratoria en la recta final hacia las elecciones legislativas, al declarar que quiere ponerle fin al derecho constitucional a la ciudadanía para los niños nacidos en el país de padres que no la tienen, algo que, según los especialistas, no podrá concretar de manera unilateral.

Decidido a hacer de la inmigración el gran tema de los comicios de la semana próxima, Trump hizo su propuesta justo cuando busca energizar a sus bases y ayudar a su Partido Republicano a mantener el control del Congreso y mientras una caravana de migrantes centroamericanos avanza hacia la frontera entre México y Estados Unidos.

El lunes, su gobierno anunció que enviará esta semana 5.200 soldados a la frontera para hacer frente a la caravana, y  dijo en otra entrevista que los migrantes deberán esperar el procesamiento de sus solicitudes de asilo en “ciudades de carpas” que Estados Unidos está dispuesto a levantar, pero no en albergues costosos.

“Somos el único país en el mundo donde una persona viene y tiene un bebé, y el bebé es esencialmente un ciudadano de Estados Unidos por 85 años, con todos los beneficios”, indicó Trump al diario digital Axios.

Trump parecía no saber que Canadá y la mayoría de los países latinoamericanos tienen normas similares que otorgan la ciudadanía a los nacidos en su territorio. “Es ridículo. Ridículo. Y tiene que acabar”, agregó.

Los demócratas pusieron el grito en el cielo y calificaron la idea de “inconstitucional”, mientras que la principal organización de derechos civiles del país acusó al presidente de “borrar” la Carta Magna.

“Si bien la propuesta de Trump de terminar con la ciudadanía por nacimiento es obviamente inconstitucional, su intención es clara: incitar al miedo, dividir a nuestra nación y hacer que las comunidades vulnerables se sientan inseguras”, aseguró en un comunicado el portavoz del Comité Nacional Demócrata, Daniel Wessel.

El director del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), Omar Jadwat, también acusó Trump de “sembrar división” y dijo que intenta “borrar” la Constitución.

“El presidente no puede borrar la Constitución con un decreto, y la garantía de ciudadanía de la enmienda 14 es clara”, dijo Jadwat en un comunicado.

Durante la campaña electoral de 2016, Trump ya exploró la idea, aunque los expertos consideran que se enfrenta a notables obstáculos y desencadenaría una prolongada batalla legal por ser parte explícita de la Constitución del país, en su decimocuarta enmienda.

Comentarios