Trump anunció que dejará de lado el manejo de su imperio empresarial

El presidente electo aseguró que tomó la decisión para que no haya “conflicto de intereses” durante su gestión. No aclaró quién se hará cargo de su medio millar de empresas.

El presidente electo de Estados Unidos, el republicano Donald Trump, anunció ayer que abandonará “por completo” la gestión de su imperio empresarial para centrarse en “dirigir el país” y evitar conflictos de intereses.

El magnate, que asumirá el próximo 20 de enero, tiene unas 500 compañías en más de una decena de países, y la posibilidad de que su gestión colisione con las responsabilidades que tendrá como presidente fue uno de los temas más discutidos de la campaña electoral que terminó con su sorprendente triunfo.

A través de un mensaje en Twitter, su red social preferida para comunicar sus decisiones, el magnate anunció que brindará una rueda de prensa en Nueva York el próximo 15 de diciembre, junto a sus hijos, para explicar la decisión, informó la agencia de noticias EFE.

La “gran” rueda de prensa, dijo Trump, permitirá “analizar el hecho de que dejaré mi negocio en orden para dedicarme por entero a dirigir el país con el fin de hacer a Estados Unidos grande de nuevo”, retomando el eslogan nuclear de su campaña.

Trump no explicó aún cómo resolverá los conflictos de intereses que persistirán si mantiene la propiedad de las empresas o si cede la gestión a sus hijos, que ejercen un papel central en los preparativos de la nueva administración.

Pero remarcó que las leyes no le obligan a dejar sus negocios, tal como sí ocurre con el resto de los altos funcionarios de la administración, informó la agencia de noticias EFE.

“Aunque no estoy obligado a hacerlo por ley, creo que visualmente es importante, como presidente, que en modo alguno haya un conflicto de interés con mis varios negocios. Por tanto, se están preparando los documentos legales para sacarme totalmente de las operaciones de negocios. ¡La presidencia es una tarea más importante!”, señaló.

La posibilidad de que Trump siga vinculado a sus negocios durante la Presidencia fue una de las cuestiones en la que se han centrado los medios de comunicación estadounidenses en las últimas semanas, luego del largo debate que el tema suscitó durante la campaña.

Las preocupaciones concretas son los conflictos de intereses de sus empresas y de sus parientes, en caso de que alguno de ellos llegue a ocupar alguna posición en el futuro gobierno de Trump.

El hecho de que en su mensaje Trump hable de las operaciones de negocios y no de la propiedad de la Trump Organization da a entender que el arreglo se limitaría a separarle de sus funciones en la gestión de sus empresas.

Los mensajes no aclaran quién se encargará de controlar las operaciones y ni sus portavoces ni colaboradores ofrecieron más detalles.

Comentarios