El mayor aumento recaerá sobre los recorridos más cortos para amortiguar los costos de quienes vienen de localidades alejadas. Hoy se conocerá el nuevo sistema de transporte urbano.

De acuerdo a un estudio técnico realizado por la Secretaría de Servicios Públicos, se estima que la tarifa básica para el servicio urbano de pasajeros rondará los $10,50. De este modo, el aumento tomará un promedio del 24%, que será sensiblemente menor para los recorridos más alejados del Gran Mendoza. Si bien falta la confirmación del gobernador Alfredo Cornejo, la suba comenzará a regir a partir del 1 de febrero próximo.

El porcentaje fue determinado por el Gobierno después de cotejar los informes de costos por kilómetro  recorrido presentados por las empresas de colectivos, que tienen a su cargo la concesión de los 14 grupos que actualmente recorren el área metropolitana. Debido al peso de la inflación y un 58% acumulado de aumento en el combustible, los concesionarios destacaron un crecimiento en sus costos operativos que ronda entre el 26% y el 31% de acuerdo a la complejidad de las zonas que recorren.

No obstante, el secretario Natalio Mema aclaró que más allá de los costos del sistema, la tarifa final se determina por un balance entre las tres líneas que lo financian. “Una vez que sabemos cuánto va a costar el sistema, podemos determinar cómo lo vamos a financiar.Para entender el precio del boleto es necesario saber que los $8,50 (tarifa plana urbana), que pagan los usuarios no es suficiente para mantener todo el sistema, por lo que se complementa con subsidios nacionales y provinciales”.

Según evaluaciones actuales, el sistema en total requiere de $3.400 millones al año, en el que la tarifa sólo cubre un 33%. De ahí que la Provincia ocupe un lugar central en la determinación del precio del boleto, ya que el fondo compensador establece un equilibrio entre  los costos empresarios y el dinero que llega desde la Nación. Un fondo que ha dejado de ser estable, ya que a partir de este año comenzará una disminución progresiva hasta desaparecer en 2020.

“Actualmente tenemos cuatro tarifas: $8,50, $10,80, $13,40 y otra de $19,90. Lo que estamos estudiando es subir unos centavos más sobre la básica, que es la paga la mayoría de los usuarios, de modo de amortiguar el impacto sobre la tarifa mayor. No es lo mismo aumentar el 24% sobre la básica y elevarla a $10,50, que aplicarla sobre la tarifa más elevada, cuyo impacto se siente en quienes viven más lejos”, destacó el funcionario y adelantó que se espera poder aplicarla a partir del 1 de febrero próximo.

Nuevo sistema

Pese a haberse agotados las dos prórrogas que estipulaba el contrato de licitación actual (12 años en total), Mema aclaró que “la concesión no vence porque los servicios públicos obedecen al concepto de ultraactividad, que dispone que no se pueden dejar de prestar. La prórroga es natural”. Y anticipó que a partir de hoy ya estarán disponibles las condiciones para la nueva licitación del transporte público urbano de pasajeros.

En este nuevo esquema la STM (Sociedad de Transporte Mendoza - ex EPTM), ocupará un lugar central, ya que será la encargada de realizar los recorridos troncalizados van de Buena Nueva a la UNCuyo (este - oeste)  y de Luján a Las Heras (sur - norte).

A diferencia de su realidad actual, donde la mayoría de la flota es alquilada, la modalidad de contratación de unidades va a ser reemplazada por la compra de compra de nuevas unidades. El requerimiento es que los coches sean eléctricos o híbridos, ya que la oferta de troles es muy limitada para importarlos a la provincia. No hemos tenido buenas experiencias. Vamos a hacer una inversión para una tecnología más avanzada. Sin embargo, los tradicionales troles seguirán contando con el recorrido que bordea el Parque San Martín.

Los coches híbridos tienen actualmente un costo de U$S 300 mil y los eléctricos de $500 mil. “Aunque se deberá tener en cuenta que el ingreso será lento, ya que las unidades tardan en ingresar al país, como ya ocurrió con otras ciudades como Córdoba o Rosario”, precisó.