Trabajadores de una fábrica de ladrillos durante su jornada en Dhaka (Bangladésh).