Timerman rechazó una reunión con autoridades kelpers

El canciller Héctor Timerman declinó ayer una invitación del Reino Unido para mantener en Londres una reunión trilateral con miembros del Gobierno británico de las Islas Malvinas y, con fuertes críticas, remarcó que “la comunidad internacional no acepta una tercera parte en esta disputa” de soberanía.
Timerman había manifestado a través de la Embajada en Londres y en una carta personal dirigida al secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, William Hague, su voluntad de mantener una “audiencia bilateral” en el marco de la visita que realizará a Londres la semana próxima para reunirse con grupos europeos amistosos con el reclamo argentino de soberanía.
En respuesta, Hague lo invitó a una audiencia en la sede de la Cancillería en la capital inglesa pero “le dejó claro que, para cualquier conversación sobre temas Malvinas, el Gobierno de las Islas debía estar representado”, por lo que participarían también dos integrantes de la Asamblea Legislativa del gobierno británico en el archipiélago, Jan Check y Dick Sawle, informó Londres.
“Hague dijo al Gobierno argentino que estaría feliz de reunirse con Timerman y que en esa reunión querría plantear serias preocupaciones del Gobierno británico sobre la política de la Argentina a las Islas Malvinas”, indicó el Gobierno británico de las Malvinas.
Según informó oficialmente, en la entrevista no se aceptaría iniciar “negociaciones para ningún acuerdo” pero sí buscar “un franco y completo intercambio de ideas” con el canciller argentino, tras reiterar que “nunca podría realizarse una negociación sobre la soberanía de las Islas Malvinas a menos que los isleños así lo desean”.
Sin embargo, la invitación fue rechazada por el Gobierno argentino, ya que si bien hace tiempo reclama diálogo con el Reino Unido, desconoce a la Asamblea Legislativa y jamás aceptó negociar con los isleños: en junio pasado el canciller Timerman había rechazado una carta de la delegación de las Malvinas pidiendo “diálogo y colaboración” entre ambas partes, al final de la reunión del Comité de Descolonización de la ONU en Nueva York.
Por eso, en otra carta enviada el sábado, Timerman señaló a que era “una pena” que no pudiera reunirse “sin la supervisión de los colonos malvinenses” y sostuvo que de ese tipo de encuentros bilaterales que ya mantuvo con “más de 50 países” han surgido “iniciativas que profundizaron los lazos de amistad entre los pueblos”.
“Es una pena que usted se niegue a una reunión bilateral. Su decisión seguramente perjudicará el interés argentino de trabajar con el Reino Unido en el G20, Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, temas de proliferación nuclear, tráfico de personas, drogas, lavado de dinero, inversiones, comercio, derechos humanos, y tantos otros en los que ambos países somos activos miembros de la comunidad internacional”, remarcó Timerman.
En su misiva, que envió con copia al secretario general de las Naciones Unidas, Ban-Ki Moon, el canciller argentino le recordó al funcionario inglés que “no puede ignorar que las Naciones Unidas, su Asamblea General y su Comité de Descolonización han resuelto que la Cuestión Malvinas es un conflicto de soberanía entre el Reino Unido y la Argentina que debe resolverse mediante el diálogo entre ambos países”.
“La comunidad internacional no acepta una tercera parte en esta disputa. Gran Bretaña insiste en desconocer más de 40 resoluciones en tal sentido. La Argentina ha aceptado las decisiones de Naciones Unidas y si el Reino Unido procediera de la misma forma ya habríamos superado un conflicto de soberanía que data de 1833”, cuestionó.
Finalmente, Timerman le manifestó a Hague con cierta ironía que no era “necesario” que siguiera “intentando armar reuniones” durante su visita a la ciudad de Londres, y le pidió que dejara ese trabajo a la “eficiente Embajada” argentina.

Comentarios