El sucesor de Dilma Rousseff manifestó que lo que hay que hacer ahora en Brasil es “relajar las relaciones”, ante la posible no participación en las elecciones del antiguo dirigente sindical.

El presidente de Brasil, Michel Temer, afirmó que la posible inhabilitación política del ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, condenado en segunda instancia por corrupción, añadiría “tensión” al país y señaló que preferiría que fuera vencido en las urnas.

El sucesor de Dilma Rousseff manifestó que lo que hay que hacer ahora en Brasil es “relajar las relaciones”, ante la posible no participación en las elecciones del antiguo dirigente sindical.

“En los últimos tiempos, Brasil vive una tensión permanente y esto no es bueno para el país. Personalmente, sobre el plano político, creo que si pudiera participar en las elecciones y eventualmente fuera derrotado, sería lo mejor para el país”, señaló.

El actual jefe de Estado subrayó además que Lula tiene mucho carisma y rechazó que esté políticamente muerto, ya que aunque no pueda ser candidato, su postura podría tener influencia en la campaña.

Lula fue condenado por un tribunal que ratificó y aumentó de nueve a 12 años la pena que pesa en su contra por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.