Suspenden las clases en una escuela porque tiene los tanques fisurados

Fue tras la rotura de los tanques de agua que abastecen al edificio. Padres de alumnos denunciaron la situación y aseguran que el propio director cargaba baldes con agua para mantener la limpieza de los baños.

Los problemas de infraestructura de la escuela Ricardo Báez de Las Heras salieron a la luz luego de que un grupo de padres de alumnos decidieran voluntariamente realizar tareas de limpieza en los tanques de agua del edificio y descubrieran que los mismos presentaban fisuras y que las tapas estaban completamente oxidadas. Además, constataron que las cañerías tenían pérdidas y que adentro de los tanques existían nidos de palomas.

Si bien esa tarea es responsabilidad de establecimiento escolar como del área de infraestructura social básica del gobierno, ante la falta de respuestas los padres decidieron realizar ellos mismos el mantenimiento al igual que el año pasado juntaron dinero de su propio bolsillo para cambiar el cableado eléctrico de la sala de actos.

Tras tomar conocimiento del problema, la decisión de las autoridades de la DGE y de Infraestructura fue la de deshabilitar el suministro de agua a los tanques, continuar con el dictado normal de clases y solicitar a los celadores que realizaran la limpieza de los baños con baldes hasta que se colocaran los tanques nuevos de PVC, tarea que al menos demoraría una semana de trabajo. Lo que no se tuvo en cuenta es que de los seis celadores que trabajan en la escuela cuatro están bajo el régimen “tareas livianas” el cual no les prohíbe realizar este tipo de trabajos y tampoco los ampara la cobertura de la ART ante el caso de un accidente o lesión. Tal situación derivó en que fuera el propio director de la escuela quien se hiciera cargo en estos días de transportar los baldes con agua a los baños de un establecimiento que tiene una matrícula aproximada de 700 alumnos más trabajadores docentes y no docentes.

Según Natalia, mamá de un alumno de la escuela que habló con Diario Vox,  aseguró que el reclamo se llevó ante la Municipalidad de Las Heras quien habría asumido el compromiso de realizar la limpieza de los tanques pero que finalmente nunca lo hizo. “El año pasado tuvimos muchos casos de gastroenteritis por eso los padres se ofrecieron a limpiar el tanque”, sostuvo.

La respuesta oficial del gobierno fue la de demoler los tanques antiguos y reemplazarlos con otros nuevos de PVC, trabajo que comenzó ayer y que por lo menos se extenderá hasta la próxima semana. En este contexto los padres solicitaron a la DGE la suspensión de la las clases, situación que se terminó de decidir ayer al mediodía luego de una reunión entre las autoridades escolares, padres, trabajadores y referentes del SUTE. De esta manera, las actividades se suspenderán y retomaran luego del receso de vacaciones.

Comentarios