Suman “de prepo” y recategorizan a un centenar de empleados en Santa Rosa

A pesar de que intentaron negarlo desde la municipalidad, apareció el decreto que lo prueba. Casos testigo.

“Mendoza Post miente”. La frase fue publicada por puntuales referentes del oficialismo de Santa Rosa cual mantra que, a fuerza de repetición, creían que sería impuesto como una verdad absoluta.

Referían esas palabras a una nota publicada por diario Mendoza Post el pasado 18 de enero que daba cuenta de que, a pesar de la austeridad que solicitaba Alfredo Cornejo a la hora de contratar empleados públicos, la comuna comandada por Norma Trigo había avanzado en la contratación de más de 50 personas.

Algunos casos incluso fueron escandalosos, porque se promovió a los que aparecen involucrados en el caso de la muerte de la pequeña Leonela Rosales, caso que, dicho sea de paso, persiste en mantenerse empantanado.

No fueron los únicos: según publicó el mismo diario, muchos de los ingresados “fueron echados en febrero/marzo de 2018 porque decían que había súper población. Y hay otro montón de gente que han recategorizado y mejoraron al subirles la categoría, sin llamado a concurso”.

Ello, según el Ejecutivo a cargo de Trigo y su alter ego Marcos Nuarte, sería todo una burda patraña inventada por Mendoza Post, por algún motivo oscuro y desconocido.

Sin embargo, según se desprende del propio Decreto 2311, del 28 de diciembre pasado, hay 98 pases a planta permanente, 32 recategorizaciones y más de 100 pases a planta temporaria.

Es dable mencionar que las recategorizaciones fueron efectuadas sin cumplir con los pasos que exige la normativa referida a la administración pública.

Por caso, de allí se desprende que el director de Salud, Leonardo Fernández, fue ascendido a “clase I”; el jefe de Rentas, Fabricio Martínez, a “clase H”, el jefe de Obras Públicas, Gonzalo Parra, a “clase H” y el jefe de Prensa, Marcelo Villarroel, a “clase G”.

A su vez, se puede ver al jefe defensa Civil, Enzo Panelo, ascender a “clase D”. A su vez, se deja ver el nombramiento de la hermana del director de Cultura Julio Leguizamon, Lidia, como “clase A”. También a su sobrina, Daniela Leguizamon, como “clase C”.

Comentarios