De las 709 personas rescatadas en todo el país de las redes, el 47% fue secuestrada con fines de explotación sexual. Durante ese año se produjeron 1079 denuncias telefónicas.

De acuerdo a cifras reveladas por el Ministerio de Seguridad de la Nación, durante 2016 un total de 709 personas fueron rescatadas de las redes de trata que operan en el país. Una sola fue identificada como originaria de Mendoza, pero se desconoce si hubo más casos de captación.

En el mismo año, la línea gratuita “145” registró 39 denuncias telefónicas provenientes de la provincia, tal cual consta en el registro de la Procuradoría de Trata y Explotación de Personas.

La cantidad de víctimas muestra una reducción del 33% comparado con 2015, según fueron identificadas por las oficinas de rescate de las cuatro fuerzas federales (Policía Federal, Policía de Seguridad Aeroportuaria, Gendarmería Nacional y Prefectura Naval). Al menos, el 47% de ellas han sido víctimas de trata sexual, al menos el 42% de trata laboral. Para el 9%, no se cuenta con información sobre el tipo de trata.

Córdoba y Buenos Aires son las provincias que encabezan la listas de captación con el 2,8% y el 1,1% respectivamente. Sin embargo, existe una marcada informalidad en la carga de los datos, ya que el 91% de los registros se realizaron de manera deficiente, de manera que no constan los domicilios de origen ni los puntos de captación declarados por las víctimas.

En relación a los fines de explotación, 332 personas eran explotadas sexualmente mientras que 298 eran esclavizadas laboralmente. De las víctimas sexuales el 98,8% son mujeres, en su mayoría de edad, y solo el 63% son de nacionalidad argentina. Mientras que las víctimas laborales la distribución es más equitativa, con el 52% de hombres, un 19,5% es menor de edad y tres cuartas partes son extranjeros (principalmente de países vecinos).

El SISTRATA (Sistema de Registración Nacional) cuenta también con información sobre los imputados, es decir las personas identificadas como presuntos autores del delito en causas judiciales. En 2016, 174 personas han sido imputadas por trata de personas. Al menos el 36,2% de estos detenidos lo han sido por trata sexual, al menos el 20,1% por trata laboral. Para el 41,4%, no se cuenta con información sobre el tipo de trata por el cual la persona ha sido detenida. El 65,6% de las personas detenidas son argentinas.

Durante el mismo periodo, en la línea gratuita 145 fueron recibidas un total de 1.079 denuncias. Del total, aproximadamente el 72% fueron derivadas a las autoridades judiciales competentes dentro de las 24 horas de su recepción. Casi la mitad corresponden a casos de posible explotación sexual, y el resto se divide en explotación laboral, búsqueda de personas, posible captación u oferta laboral engañosa, privación de la libertad, publicidad de oferta sexual, entre otras.