Solo el grupo GES puede utilizar las pistolas Taser en Mendoza

Tras la medida del gobierno nacional que habilita su uso a la policía Federal, el ministro de Seguridad, Gianni Venier, aseguró que en la provincia solo las utiliza el cuerpo especial.

Por Florencia Silva

La provincia cuenta con 20 pistolas Taser, pero su uso es limitado o casi nulo. El ministro de Seguridad de Mendoza, Gianni Venier, informó  Mendoza Post que están destinadas exclusivamente al Grupo Especial de Seguridad (GES), que es un cuerpo de élite.

Es decir, su utilización en la provincia está destinada a situaciones en las que corresponde la participación del GES, incidentes críticos ocurridos en las calles, en las fronteras, secuestros, disturbios en lugares públicos, en los cuales no es conveniente usar armas de fuego.

Incluso cuando han ocurrido estas situaciones, si bien las pistolas siempre se llevan, Venier afirma que prácticamente no se han utilizado.

La polémica surgió luego de que el 7 de mayo el Gobierno Nacional habilitara a la Policía Federal a usar armas electrónicas no letales, conocidas popularmente como pistolas Taser.

La medida fue dispuesta través de la resolución 395/2019, publicada en el Boletín Oficial y firmada por la ministra Patricia Bullrich, y llega luego de que en enero pasado desde la cartera anunciaran la compra de pistolas Taser para utilizar -en un principio- en estaciones de trenes y aeropuertos.

En los considerandos de la disposición se remarca que la incorporación de esas armas “permitirá abordar situaciones operacionales en las que resulte necesaria la utilización de la fuerza sin el empleo de armas de fuego, siendo un medio intermedio para ejercer un uso racional y gradual de la fuerza ante situaciones de enfrentamientos con personas violentas o amenazantes”.

La habilitación del Gobierno Nacional causó mucha polémica debido a que algunos sectores argumentaron que era una medida contraria a los Derechos Humanos.

Amnistía Internacional aseguró a Télam que las pistolas Taser que comenzarán a ser empleadas por las fuerzas federales de seguridad “son menos letales o dañinas que las armas de fuego”, aunque alertó que “son susceptibles” a ser utilizadas “para cometer abusos” porque pueden “infligir dolor severo pulsando un botón sin dejar señales importantes”. Lo cierto es que desde el organismo advirtieron que “en la práctica, rara vez se usan como alternativa y a menudo son utilizadas en circunstancias en las que no hay riesgo de muerte ni de lesiones”.

Al respecto, Amnistía recordó que “el Comité contra la Tortura de la ONU sugirió abolir su uso y alertó sobre la necesidad de garantizar que las armas de descarga eléctrica se utilicen exclusivamente en situaciones extremas y limitadas”.

En ese sentido, la entidad indicó que “las situaciones extremas implican una amenaza real e inminente para la vida o un riesgo de lesiones graves” y este tipo de pistolas “debe utilizarse solo como sustituto de las armas letales y únicamente por personal de las fuerzas del orden capacitado”.

Comentarios