Siria: denuncian una ofensiva gubernamental contra el bastión de los rebeldes

Opositores al gobierno de Bashar al Assad denunciaron que el Ejército inició este miércoles un asalto por tierra contra el principal bastión de los rebeldes en Homs, el barrio de Baba Amro, en cuyas cercanías se registran intensos combates entre los soldados y los militares rebeldes que continúan en la zona.

"El Ejército intenta avanzar con la infantería en dirección al campo de fútbol de Al Bassel y se están produciendo fuertes enfrentamientos con fusiles automáticos y ametralladoras pesadas en la zona", declaró desde Homs el activista Mohammad al Homsi, según informa la agencia de noticias Europa Press.

El Ejército ya había bombardeado intensamente la zona este martes, antes de lanzar la ofensiva terrestre, añadió la misma fuente.

Otra fuente opositora aseguró que cientos de combatientes del Ejército Libre de Siria, formado por militares desertores del régimen, continúan en la zona de los enfrentamientos, situada entre Baba Amro y el barrio Al Inshaat, que también está sitiado por el Ejército.

Paralelamente, Siria calificó de fútil la reunión citada para martes con carácter urgente en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, al considerar que se trataría un tema manipulado y convocado de manera contradictoria con las normas de procedimiento.

En el citado encuentro, el representante de Damasco Fayssal al-Hamwi denunció que la real intención de realizarlo perseguía el propósito de difamar y politizar la situación de los derechos humanos en su país.

Al-Hamwi afirmó también que el propósito de esa reunión "es cubrir la violencia terrorista que comenten los grupos armados contra civiles inocentes, que reconocen uno u otro medio occidental", según informa la agencia de noticias Prensa Latina.

Asimismo, impugnó las maniobras de algunos gobiernos para evitar el diálogo directo con el gobierno sirio, "como viene haciendo constructivamente la Cruz Roja Internacional", gestiones que posibilitaron "la entrega de ayuda humanitaria y la evacuación de heridos civiles en algunas áreas donde fue intensa la violencia armada y terrorista".

A su vez, repudió las sanciones "unilaterales e injustas" impuestas por algunos países contra el pueblo sirio que obstaculizan la adquisición de medicamentos, vacunas, alimentos y combustible, y también impiden las transacciones bancarias para la compra de estos materiales.

"Las represalias económicas unilaterales son las peores violaciones a los derechos humanos, porque golpean principalmente a la población civil, incluyendo a niños, mujeres y ancianos", condeno el representante sirio.

En la víspera, la ONU cifró en "más de 7.500" los muertos en Siria por la represión de fuerzas leales desde que empezó la revuelta opositora hace casi un año, y pidió que el gobierno de Damasco sea llevado ante la Justicia internacional por crímenes de lesa humanidad.

Comentarios