Shell fue a la Justicia para anular el congelamiento de precios

Shell acudió a la Justicia para frenar la decisión del Gobierno de declarar un “congelamiento” en el precio de naftas y gasoil, mientras que otras compañías seguirían el mismo camino, en medio de una tensión en aumento entre el Gobierno y algunas empresas.

Mediante una acción de amparo contra la Secretaría de Comercio presentada ante la Justicia en lo Contencioso Administrativo, la petrolera anglo-holandesa busca que se declare la nulidad e inconstitucionalidad de la resolución que le impide aumentar entre un 2% y 3,6% el precio de sus naftas. 

En un comunicado, la firma dice que “debido al carácter urgente de nuestro requerimiento, aguardamos una diligente resolución judicial, a partir de lo cual adoptaremos las medidas que correspondan”.

El reclamo judicial de Shell en Argentina apareció en el mismo día que la petrolera anglo-holandesa anunciba que en 2010 obtuvo ganancias a nivel mundial de 18.600 millones de dólares. Las cifras duplican el resultado de 2009, cuando tuvo 9.800 millones de dólares en beneficios.

El congelamiento de los precios en los valores en los que se encontraban antes del 28 de enero fue decidido por la Secretaría de Comercio a través de la Resolución 13/2011, argumentando que “resulta indispensable preservar el abastecimiento, ya que éste conlleva a satisfacer las necesidades básicas de la población, siendo para ello necesario que la medida atienda todos los procesos económicos y las etapas vinculadas a la actividad”.

Shell y el Gobierno mantienen una relación tensa desde hace años. En 2006 el entonces presidente Néstor Kirchner llamó públicamente a un boicot contra la petrolera, por la suba de precios injustificada. 

El año pasado, al ordenarse otro congelamiento de precios, en agosto, Shell fue la única empresa en objetar, y en octubre obtuvo una medida cautelar de la Justicia. El ministro de Planificación Julio de Vido consideró que este último aumento “se trata de un manejo político que hace la compañía del costo del combustible”

Las petroleras no fueron las únicas empresas a las que el Gobierno impidió subir los precios, ya que este también aplicó la Ley de Abastecimiento para que quedaran sin efecto los aumentos de los precios del consorcio siderúrgico argentino Techint, y Cablevisión (del grupo Clarín).

Comentarios