Se necesita el doble de vino tinto para comprar lo mismo que el año pasado

Mientras el precio del vino tinto y del blanco ha disminuido, los bienes de consumo y de producción han crecido considerablemente, más aún los alimentos que necesitan las familias con menos recursos.

Duros datos se reflejan en el último informe del Observatorio Cooperativo de ACOVI que compara el precio del vino que recibe el productor vitivinícola con el valor de insumos que utiliza para producir y otros bienes. Mientras el precio del vino tinto y del blanco ha disminuido, los bienes de consumo y de producción han crecido considerablemente, más aún los alimentos que necesitan las familias con menos recursos.

Para el análisis, el documento advierte que se utiliza un indicador denominado Poder Adquisitivo del Vino (PAV), que representa la capacidad de compra que tiene un productor al recibir el pago por un litro de vino. En este sentido se analiza la cantidad de litros que necesitaría vender para poder adquirir diferentes bienes.

Nicolás Vicchi, subgerente de ACOVI, señaló al respecto que “la primera conclusión es que el poder adquisitivo del vino, tanto de un productor de tinto como de blanco, sigue evidenciando un deterioro a marzo de 2019. En el caso del tinto se requiere entre 60% y 190% más que en el mismo mes de 2018, según el insumo. En cuanto al blanco, este incremento va de 30% a 144%”. La caída interanual del precio del vino tinto fue de 24% y del blanco 9%, mientras que los insumos subieron entre 20% y 122%.

Como ejemplos, este año se necesitaron 2.369 litros de vino tinto (57% más que en 2018) o 3.041 de blanco (31% más que en 2018) para pagar un mes de trabajo a un obrero común, con 9 a 12 años de antigüedad.

Comentarios