Se hizo cargo de seis hermanitos desamparados y pide ayuda

Los niños, de Perdriel, eran victimas de una historia terrible de maltratos, abusos y abandono. Fueron apartados de sus padres y ella se hizo cargo para que no los separen.

Por Florencia Silva

Milena es el seudónimo de una mujer muy conocida en Perdriel, acostumbrada a ayudar, ya que esta historia tiene como punto de partida un comedor comunitario que llevaba adelante.

La mujer, nacida en Buenos Aires, se ha hecho cargo de seis hermanitos desde noviembre. En principio cobijó a cinco de ellos, pero desde enero tiene bajo su cuidado a la más chiquita, una bebé de cinco meses a quien cuida desde que nació.

Los padres de los niños han sido denunciados por maltratos y denuncias de abuso, por tal motivo no pueden estar cerca de sus hijos. En cuanto al  progenitor, tiene la prohibición de acceso y acercamiento a todos los menores, según consta en el expediente número 10612/19 por abuso sexual simple.

“Desde el mes de noviembre me hice cargo de seis niños. Su mamá en el año 2015 los quiso matar con gas. Ella rompió la orden de restricción hasta el 2018, año en que la escuela denuncia que la ve cerca de los chicos. Yo tenía un comedor, en frente de la casa de los nenes, ellos iban los sábados. Así tomé contacto con ellos. De ahí en más viene la policía, saca a la mamá y entra la abuela materna”, dice en referencia a la vivienda en la que vivían los chicos. Esa vivienda casi no tiene muebles, incluso, la madre había desocupado una habitación para improvisar un velorio para uno de sus hermanos que fue asesinado. Respecto a la vida que llevaban los niños, en la escuela denunciaron que asistían en pésimo estado y “con un olor nauseabundo”.

“Entro a la casa con una medida urgente de la OAL y me hago cargo de ellos. Me vine esa misma tarde a la casa de los chicos que es una casa del IPV. Yo tengo un hijo de 18 años que convive conmigo y así tuve que dejar mi vida y todo para hacerme cargo de estos niños, para que no se los lleven a un hogar y que no los separen, para que no rompan el vínculo”.

Respecto a su día a día con los chicos, Milena afirma: “Es una historia muy fuerte, triste, pero me encontré con niños que estaban en estado de abandono, estaban siendo maltratados y además ellos empiezan a contarme historias de las cuales tuve que denunciar como abuso y violación”.

“Yo no estoy cobrando salario, ni subsidio, no estoy cobrando absolutamente nada, estoy haciendo un trabajo del Estado, por el cual mi vida cambió por completo”, afirma.

La mujer pide a los organismos de minoridad que le den celeridad a su pedido de guarda de los chicos y ayuda para mantenerlos. Al respecto, fuentes gubernamentales, afirmaron que el trámite para que Milena comience a cobrar las asignaciones familiares por los chicos, ya está casi terminado. Quienes quieran colaborar pueden comunicarse al 261-554-2315.

Comentarios