Se complica el caso de la nena mendocina embarazada

La ministra de Salud de Mendoza afirmó que el caso de la niña es “muy complejo”. El fiscal del caso dijo que se dificulta probar el hecho y la OAL confirmó que denunció a la madre.

“El caso es muy complejo”. Así se refirió la ministra de Salud, Elisabeth Crescitelli, al caso de la nena guaymallina de 12 años abusada y embarazada.

En comunicación con el programa “Te Digo lo que pienso”, conducido por Ricardo Montacuto por radio Nihuil, puntualizó: “Cuando recibimos esta niña hace un mes, en el PPMI (Programa Provincial de Maltrato Infantil) se constata que tiene situación de abuso, está dos días en el Notti, luego se traslada al Carrillo. Nosotros trabajamos interdisciplinariamente”.

A su vez, la ministra explicó que a la nena se le informó sobre su derecho a interrumpir el embarazo, sin la presencia de mayores que la influyeran, pero que la menor manifestó su decisión de ser madre.

A su vez, advirtió: “Siempre hubo casos de abuso y la mayoría son en el seno familiar, pero hoy se hacen más visibles”.

Más tarde, Carlos Parma, miembro de la Asociación Interamericana de Derecho Penal, explicó al mismo programa que los peritajes que se hacen a menores con cámara Gesell “no son infalibles”.

Por su parte, el fiscal que lleva la causa, Gustavo Stropiana, afirmó que se dificulta comprobar penalmente el hecho por no poder realizar un ADN ya que el acusado, David Menacho, se encuentra prófugo. Sin embargo aseguró que el hombre tiene pedido de captura.

En los últimos días, la fiscal Mercedes Moya estuvo a cargo de la investigación y una vez que retoma el caso el Stropiana se tendrán más detalles del proceso penal. Por lo pronto el funcionario afirmó que nadie puede hacerla abortar y que tanto la nena como la madre fueron notificadas de su derecho a acceder a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) por una violación contemplada en el Código Penal.

Al respecto, la directora de Promoción y Protección de Derechos a cargo del OAL, Daniela Torres, afirmó que la madre de la niña fue denunciada por posible manipulación del discurso de la pequeña y ocultamiento de información por los antecedentes que constan en la investigación de este organismo.

La OAL intervino el caso de esta pequeña que entre 2012 y 2014 cuando la pequeña mostró los primeros rasgos de abuso. Cuando la madre aseguró que su hija era “mitómana”, la investigación se truncó por no poder “determinar la vulneración de abuso sexual ya que la madre dijo que no tenían relación con el acusado”. Torres aseguró que se realizará una valoración del legajo anterior sobre este caso.

Comentarios