Saquearon la casa de Evo Morales, y hubo incendios y destrozos

Se viven horas de violencia y descontrol en Bolivia luego de la renuncia de Evo. En La Paz, El Alto y Cochabamba, entre otras ciudades, hubo serios incidentes.

Diversos hechos de violencia, que incluyeron incendios, saqueos y ataques a viviendas, ocurrieron ayer en varias ciudades de Bolivia tras la renuncia del presidente, Evo Morales, quien denunció un “golpe cívico, político, policial” por la acción de opositores, fuerzas de seguridad y sindicatos.

La Paz, El Alto y Cochabamba, entre otras de las principales ciudades del país, registraron estos incidentes, mientras muchos ciudadanos pedían ayuda a la Policía y las Fuerzas Armadas a través de redes sociales, reseñó el diario boliviano Jornada.

En Villa Victoria, en Cochabamba, un grupo de desconocidos causó destrozos en la casa de Evo Morales, según mostró la emisora local Red Uno.

Las denuncias de saqueos e incendios se suceden sobre todo en El Alto, vecina a La Paz, uno de los bastiones políticos de Morales, y en varios barrios de la ciudad sede del Gobierno boliviano.

El lugar más atacado en La Paz es la zona sur, que en las últimas semanas fue donde más se sintió la huelga ciudadana en contra de la reelección de Morales.

La Alcaldía de La Paz denunció que una turba incendió quince colectivos del servicio municipal de transporte que se encontraban en una instalación en el barrio de Kupillani.

También denunció que “choferes y gente movilizada por diputados y dirigentes” del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales ingresaron a un patio del transporte municipal en Huayllani, otro barrio sureño, “y han comenzado a incendiar los buses”.

“Denunciamos que grupos organizados por diputados y candidatos del MAS por la zona sur y El Alto están asaltando las estaciones de @LaPazBUS, del Hospital La Portada y amenazando las casas de las autoridades municipales. Estamos presentando las denuncias penales respectivas», escribió en Twitter el alcalde de La Paz, el opositor Luis Revilla.

Bolivia se encuentra en una crisis política y social desde el día después de las elecciones generales del pasado 20 de octubre, cuando comenzaron las sospechas de un fraude para favorecer la reelección de Morales para un cuarto mandato hasta 2025.

Morales había anunciado nuevas elecciones este domingo, al cabo de más de dos semanas de huelgas ciudadanas en contra del fraude y enfrentamientos entre sus detractores y partidarios, además de los motines policiales en los dos últimos días.

Horas antes un informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) advirtió de graves irregularidades en los comicios generales en Bolivia.

Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, anunciaron el domingo un video que renunciaban a sus cargos, reiterando sus denuncias de un golpe de Estado, sin que hasta el momento se hayan hecho públicas las respectivas cartas de dimisión.

Comentarios