Romney recupera el liderazgo al ganar en Arizona y Michigan

El ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, ganó las internas partidarias republicanas realizadas el martes en Arizona y en su estado natal de Michigan, según los resultados publicados por la cadena NBC con el 81 y el 95 por ciento del escrutinio completado, respectivamente.

En Michigan, Romney se impuso a Santorum, con el 41% de los votos frente al 38% de su principal adversario, dando vuelta los resultados que en un primer momento apuntaban a una victoria del ex senador.

A gran distancia de ambos se sitúan los otros dos precandidatos republicanos a la Presidencia de Estados Unidos, Ron Paul y Newt Gingrich, con el 12 y el 7% de los votos respectivamente.

En un desenlace más esperado, Romney ganó Arizona con el 47% de los votos, dejando atrás a Santorum con el 27%.

A lo lejos los siguieron Gingrich y Paul con el 16 y 8% respectivamente, quienes casi no hicieron campaña en estos dos estados y apuestan las pocas chances que les quedan al Súper Martes del 6 de marzo, cuando se celebren primarias y caucuses en 10 estados.

Estas dos victorias se suman a las conseguidas en New Hampshire, Florida, Nevada y Maine, por lo que Romney se sitúa a la cabeza de la carrera republicana hacia la Casa Blanca.

Por detrás queda Santorum, con cuatro victorias -Iowa, Colorado, Minnesota y Missouri- y Gingrich con la de Carolina del Sur.

Mientras que en el sureño estado del "Gran Cañón" la cómoda victoria de Romney había sido anticipada por las encuestas, en Michigan el escenario previo a las elecciones lo encontraba cabeza a cabeza con Santorum, con quien compite por enfrentar al presidente Barack Obama en las elecciones del 6 de noviembre.

Ex gobernador del vecino Massachusetts, Romney nació y creció en Michigan, donde invirtió millones en publicidad y campaña para evitar una derrota embarazosa con potenciales repercusiones para toda la carrera.

Por tal razón, el ex gobernador de Massachusetts se apuró en calificar su actuación como una "gran victoria".

"No hemos ganado por mucho, pero hemos ganado por lo suficiente y eso es lo que cuenta", dijo Romney desde la ciudad de Detroit, en Michigan, donde habló ante un nutrido grupo de simpatizantes.

Además, reiteró que es el único precandidato republicano capaz de arrebatar a Barack Obama la Presidencia de Estados Unidos en las elecciones del próximo 6 de noviembre, aunque a diferencia de otras ocasiones, rehusó criticar la política del Gobierno.

"Estoy preparado para dirigir a nuestro partido hacia la victoria y devolver a nuestro país a la senda de la prosperidad.

Esta campaña va más allá de sustituir a un presidente, se trata de restaurar la promesa estadounidense", aseguró.

Santorum, por su parte, destacó el valor de los resultados cosechados en ambos estados, sobre todo en Michigan, recordando que hasta hace unas semanas "nadie" lo conocía. "Ahora sí", subrayó, en declaraciones que recoge el diario The New York Times en su edición digital.

Por su parte, Paul confirmó que mantendrá su candidatura a las primarias porque en estas semanas su campaña sumó más delegados "y eso es lo que cuenta".

En cuanto a Gingrich, se espera que haga un anuncio sobre su candidatura tras el Súper Martes de la próxima semana que pondrá en juego a 466 delegados.

Así, por el momento los cuatro precandidatos prometieron permanecer en la disputa hasta la convención partidaria de agosto próximo, donde será proclamado candidato presidencial aquel que haya obtenido al menos 1.144 delegados.

Michigan otorga 30 delegados, pero se reparten entre los ganadores de cada uno de los distritos.

En Arizona, en cambio, rige el principio de "el que gana se lleva todo", por lo que Romney se quedó con los 29 delegados en juego.

Comentarios