Robo al supermercado: descartan motivaciones sociales y buscan prevenir

Fueron pocos minutos que tomaron por sorpresa a clientes y trabajadores del supermercado Lealtad, en plena Sexta Sección de Ciudad.
Fue un saqueo, pero no por motivaciones sociales, según entienden desde el Gobierno, sino que se trató de un robo organizado.
Como sea, la situación generó preocupación por la cantidad de personas involucradas en el hecho. El gobernador Francisco Pérez dijo tajantemente que no se trató de un caso de desborde social. Y en cambio, desde el Ministerio de Seguridad ratificaron su hipótesis, de que se trató de un robo. La Justicia entendió la situación de la misma manera y por eso el fiscal Daniel Carniello calificó la causa como robo agravado. “Hubo una organización para cometer el delito, entre los implicados había gente de todas las edades, algunos armados y además de robar la mercadería se llevaron el dinero de las cajas registradores y les robaron a los clientes que se encontraban en el local, no fueron sólo buscando mercadería para cubrir una carencia alimentaria”, dijo el subsecretario de Seguridad, Emili Caram.
Las personas que participaron del delito se refugiaron, según la policía, en la zona conocida como villa Malargüe y el asentamiento Escorihuela, una zona lindante con la estación de trenes abandonada de la sexta sección.  “Descartamos que haya un nexo entre este hecho y algún reclamo por parte de los habitantes del asentamiento. Desde hace tiempo venimos trabajando con la unión vecinal y se está gestionando el traslado de los vecinos a un predio detrás del Cerro de la Gloria donde el IPV construirá viviendas, esa negociación está muy avanzada y siempre hemos contado con la colaboración de gran parte de los que viven en la villa. Hay delincuentes que usan la villa como escondite para poder cometer todo tipo de ilícitos”, aseguró Caram.
En el asalto, se llevaron 12 carros repletos de mercadería. La mitad de ellos fueron recuperados. Por ahora no hay ningún detenido en la causa, pero aseguran que trabajan para prevenir hechos similares.
Los más afectados por la situación fueron tanto los vecinos de la Sexta Sección y los propietarios del supermercado (que había abierto hacía pocas semanas) y también vecinos del barrio Escorihuela que no participaron del hecho.

Comentarios