Las empresas de la construcción sufren restricciones.

Las empresas de la construcción sufren restricciones derivadas de la débil generación de caja, por mayores requerimientos de capital de trabajo y la baja en los márgenes de rentabilidad, pero se espera una “gradual reversión” de ese cuadro en los próximos meses, según el análisis de la calificadora de riesgo FixScr (afiliada a FitchRatings), quien advirtió que la perspectiva negativa de las constructoras calificadas que se concentran en obra pública “refleja expectativas de deterioro de sus métricas crediticias durante 2016, en un contexto de transición política”.

Según la agencia, el sector de la construcción es el que potencialmente sufrirá mayor presión en los próximos 12 meses por su exposición a riesgo de contraparte gubernamental en un contexto de “retraso en las cobranzas”.