Miembros de los servicios de rescate de la Agencia Espacial rusa asisten al astronauta estadounidense Randolph Bresnik (centro) tras el aterrizaje de la nave tripulada rusa Soyuz MS-05.