Recuperan 75 cadáveres del Air France que cayó al Atlántico

Un total de 75 cuerpos fueron recuperados de entre los restos del avión de Air France que cayó al Océano Atlántico en 2009.

Este accidente les costó la vida a 228 pasajeros y por el cual hay más dudas que respuestas. Robert Soulas, vicepresidente de la asociación de víctimas francesas, confirmó a CNN el descubrimiento de los cadáveres al tiempo que dijo que ninguna de las personas hasta el momento fue identificada. Muchos de los cuerpos se encuentran todavía en el fuselaje del avión, siniestrado el 1 de junio de 2009.
A estos cuerpos se añaden otros 50 que fueron encontrados en superficie en los días siguientes a la catástrofe, totalizando 127 cadáveres hallados. Los trabajos de recuperación proseguirán en los próximos días, sin que por el momento haya una fecha para su final. Hoy se cumplen dos años de la tragedia.
“Tengo certeza de que van a sacar todos los cuerpos. La Justicia francesa había entregado la información precipitada de que sólo se retirarían los cuerpos en buen estado. Nosotros no queremos cuerpos enteros, queremos restos mortales para enterralos”, dijo Nelson Marinho representante del grupo brasileño de víctimas del accidente.
Por otro lado, los detalles de los últimos minutos del vuelo 447 comenzaron a salir a la luz  semana pasada, mientras investigadores del caso estudian las grabaciones de las cajas negras recuperadas este año.
El Airbus A330 se desplomó 11,580 metros en tan sólo tres minutos y 30 segundos, lo que provocó que los pilotos pudieran haber tomado decisiones equivocadas debido a la información contradictoria con la que contaban en ese momento, información que fue confirmada por la Dirección de Investigación y Análisis de Francia.
Los pilotos tuvieron informes de la velocidad del viento contradictorios en los minutos previos al accidente, según el reporte previo.
La aeronave remontó los 11,580  metros cuando “un aviso de pérdida se activó y el avión se detuvo”, según los reportes.
Los expertos en aviación se preguntan por qué los pilotos subieron la punta del avión en lugar de dirigirla hacia abajo. Miles O’Brien, un experimentado piloto comercial y analista de aviación dijo lo siguiente:
“Uno empuja hacia abajo el aeroplano para ganar velocidad, quizá los pilotos recibieron información de que la velocidad del viento era demasiado alta. Al poner la punta hacia arriba se exacerba la pérdida aerodinámica”, explicó el especialista a varios medios gráficos. 
Las velocidades que aparecían en la pantalla principal eran “incompatibles” con los del sistema de instrumentos integrados de espera (ISIS).

Comentarios