En su paso por el palco oficial, la ex dirigente de ATE agredió a Kerchner y a ministros nacionales.

El momento más tenso del Carrusel se vivió cuando la dirigente sindical Raquel Blas pasó por el palco frente al Hyatt e increpó a las autoridades. En ese momento, Blas disparó un "tomá puto" contra el ministro del Interior, Rogelio Frigerio y le arrojó folletos que decían "Basta de despidos".

La sindicalista arremetió también contra el titular de Hacienda de la Provincia, Martín Kerchner: "Dejá de despedir gente, hijo de puta", le dijo, a lo que el ministro respondió "a la violencia no se la combate con más violencia".