La iniciativa forma parte del Plan Nacional de Conectividad que se instrumentan en todo el país. Las tareas ya comenzaron en establecimientos de San Rafael, La Paz y Santa Rosa.

El Gobierno pretende que antes de julio, la totalidad de las aulas de la provincia tengan acceso a internet. Los trabajos, que ya comenzaron en escuelas de Santa Rosa, La Paz y San Rafael  con un 80% de cobertura,  pretenden dotar de equipamiento de última generación  a alumnos y docentes para que puedan contar con internet en todas las aulas.

Así lo informó Viviana Le Donne, directora de Tecnología de la Información de la Dirección General de Escuelas. La funcionaria estimó que entre junio y julio podrían estar terminados los trabajos de conexión en todos los inmuebles escolares de la Provincia.

El dato no es menor si se tiene en cuenta que se hace difícil determinar el porcentaje de escuelas que disponen de una buena conexión a internet por los inconvenientes que muchas veces encuentran los directivos al contratar el servicio. La directora de Políticas de Integración Digital, Mónica Pérez, explicó que es difícil encontrar proveedores en condiciones de brindar un servicio ajustado a los requerimientos de los establecimientos escolares.

El delegado regional en la zona Este, Hugo Martín, calificó al Plan Nacional de Conectividad de “hecho de significativa importancia”. Para él, “no es casual que Santa Rosa y La Paz hayan sido los primeros departamentos beneficiados con estas obras, puesto que en estos lugares alejados de los centros urbanos existen permanentes inconvenientes de conectividad”.

Por su parte, Marcelo Cunqueiro, delegado en la zona Sur, celebró la iniciativa que permitirá “sumar netbooks, aulas digitales móviles y celulares para integrarlos a los contenidos escolares”. Sobre las obras que se están realizando en San Rafael, Cunqueiro explicó que “se están cableando entre 1 o 2 escuelas a diario y entre 5 y 6 por semana, lo que representa casi el 80 por ciento de los establecimientos”. En algunos, el trabajo requiere más tiempo por las dimensiones de los edificios, pero se espera concluir la tarea en marzo.

Coradir es la empresa contratada para desarrollar la tarea de conexión en los dos departamentos. Coloca el router y rack en cada escuela y hay edificios que por su tamaño han requerido hasta 15 routers por inmueble.

En base a estos números, el delegado de la zona Sur estimó que la inversión por establecimiento puede ser de “10 mil a 20 mil dólares, sobre todo si se tiene en cuenta que un router de los que están colocando tiene un valor cercano a 1.000 dólares y el rack alcanzaría los 5 mil de la moneda extranjera”.

El plan para conectar a todas las escuelas del país arrancó en 2017 en el Norte argentino y luego desembarcó en otras provincias. Desde enero, la empresa que ganó la licitación está trabajando en Mendoza. Las tareas, a partir de marzo, continuarán en General Alvear.