Próvolo: debate suspendido hasta saber si el jardinero puede ser juzgado

Hasta que no se aclare si Armando Gómez, uno de los acusados por abuso, está apto para enfrentar un proceso judicial, no continuará el debate. La decisión es del Tribunal.

El juicio oral por los abusos sexuales cometidos a niños hipoacúsicos en el Instituto Próvolo pasó ayer, tras media jornada de debate, a un cuarto intermedio por tiempo indeterminado hasta tanto se determine si el ex empleado y jardinero, de condición analfabeta, puede o no continuar en el proceso.

Se trata de Armando Gómez, de 57 años, acusado por abuso sexual junto a los curas Nicolás Corradi y Horacio Corbacho, y quien la Defensoría oficial pidió varias pericias físicas y psíquicas para determinar su aptitud para comprender los hechos que se le imputan, que lo imposibilitarían de afrontar este proceso judicial.

Según la defensora oficial Alicia Arlotta, Gómez posee “un nivel educativo de analfabetismo y vivió con un “núcleo familiar violento que ha generado complicaciones físicas y psicológicas”.

Esta falta de escolaridad es utilizada por la defensa como muestra de su falta de comprensión para afrontar un juicio. 

Sin embargo, el informe de Laura Agorra aseguró que “el imputado conoce y comprende el  lenguaje de señas argentina (LSA) y tiene las condiciones necesarias para estar y comprender lo que sucede en el juicio”.

Comentarios