Prisión perpetua para Ramón Arroyo por el femicidio de su hija Ayelén

El hombre de 58 años fue el culpable de intentar violar y asesinar a su hija. También fue condenado por un caso previo de abuso sexual a su hijastra, con la que tuvo un hijo.

Condenaron a prisión perpetua a Ramón Arroyo (58 años) por el femicidio de su hija Ayelén (19), a quien intentó violar y luego asesinó a puñaladas en septiembre de 2016 en el interior de una vivienda del barrio Las Rosas de Ugarteche, Luján de Cuyo.

El hombre también fue condenado por un caso previo de abuso sexual de su hijastra, con la que tuvo un hijo.

El condenado Roque Arroyo confesó haber cometido los hechos que se le atribuyeron en un juicio abreviado a cargo de la Cuarta Cámara del Crimen.

Fuentes judiciales informaron que Arroyo fue condenado por los delitos de “tentativa de abuso sexual con acceso carnal” y “homicidio agravado por el vínculo y por haber mediado violencia de género” en perjuicio de su hija Ayelén y de “abuso sexual consumado con acceso carnal” en contra de su hijastra Marcela (26), quien actualmente vive en Salta.

Esta condena fue acordada por la defensa y la fiscal Daniela Chaler, a cargo de la Unidad de Violencia de Género.

Según las fuentes, Arroyo cumplirá la pena impuesta en la cárcel Almafuerte.

El crimen de Ayelén fue cometido el 28 de septiembre de 2016, cuando la Policía, alertada por un llamado al 911, halló su cuerpo apuñalado en una casa del barrio Las Rosas.

Ramón Arroyo fue detenido horas después en inmediaciones de la escena del crimen.

De acuerdo con la investigación, ese día el hombre violó una prohibición de acercamiento y fue hasta la vivienda de su hija para desalojarla, y en esas circunstancias se originó una discusión en la que la joven -que convivía con su pequeña hija y un hermano menor ya que su madre había abandonado el lugar anteriormente- murió apuñalada en el baño.

Comentarios