Triunfo ambientalista en el Paseo del Bicentenario

Desde que se conoció el proyecto del Memorial del Bicentenario, comenzó una fuerte resistencia ciudadana impulsada por organizaciones defensoras del ambiente, debido a que la obra preveía la tala de árboles y la afectación del Parque Cívico.

Desde que se conoció el proyecto del Memorial del Bicentenario, comenzó una fuerte resistencia ciudadana impulsada por organizaciones defensoras del ambiente, debido a que la obra preveía la tala de árboles y la afectación del Parque Cívico.

Finalmente ayer esos reclamos llegaron a buen camino: el Gobierno se comprometió a cambiar el proyecto original para preservar los sectores que se había pedido cuidar. El acuerdo se firmó en la reunión de conciliación entre el Ministerio de Infraestructura y miembros de Fundación Cullunche.

El proyecto original contemplaba la erradicación de 34 árboles, lo que motivó que Cullunche presente un amparo ambiental. Por eso, en la conciliación el Ejecutivo propuso modificar la obra ante los demandantes.

El nuevo proyecto tiene cambios en la fuente proyectada inicialmente. Además, se eliminaron los caminos laterales. De esa manera se preservarán 2.500 m2 de espacios verdes. La antigua fuente será recuperada y puesta en valor.

El puente peatonal será reubicado, con un recorrido que se adapta al trazado del arbolado público, respetándose sobre todo el ceibo centenario que allí se encuentra.

También se eliminaron de la obra las rampas que estaban proyectadas desde Casa de Gobierno.

De los más de 30 árboles que se iban a eliminar al principio, ahora está previsto sacar sólo nueve: 7 moras y 2 olmos, pero con el compromiso de reforestar para recuperar esas especies.

El Memorial estaba proyectado como mega obra para homenajear la gesta de Mayo de 1810. La obra se inició, pero fue frenada por el amparo. Luego la retomaron en sectores que no estaban en conflicto y, por ejemplo, se cortó la calle del frente de Casa de Gobierno. Ahora prometen que se ganará otro espacio verde. El lugar elegido es la antigua playa de estacionamiento que funcionaba hasta antes de iniciar las obras.

A cambio del compromiso del Gobierno, la Fundación Cullunche levantaría la medida cautelar.

Comentarios