Por la crisis se consolida el consumo de marcas alternativas

La migración hacia segundas y terceras marcas se percibe con mayor impacto en productos esenciales como pañales, lácteos y productos congelados de carne.

Un informe del Centro de Liderazgo en Mercados y Retail del IAE Business School afirma que las primeras marcas perdieron durante el año un 9% del mercado mientras que las marcas propias, segundas y terceras, crecieron en un 40%.

El contexto económico de fuerte inflación y caída en el consumo también ha impactado en la frecuencia de las compras, en las preferencias de los canales y en las marcas seleccionadas por los consumidores registrándose fuertes caídas en categorías como lácteos (-11%) o refrigerados (-13%). Situación que se produce en un mercado con 35,4% de pobres – casi 16 millones de personas, de las cuales 3,4 millones son indigentes, la mitad con menos de 15 años, y el 70% con bajo nivel educativo-, 10% de desempleados y casi 12% subempleado y un 40% de la economía moviéndose en la informalidad.

Guillermo D’andrea, responsable de la elaboración del informe, sostiene que el “que si bien el contexto no es el mismo, es bueno recordar que, tras la crisis de 2001, las primeras marcas tardaron tres años en recuperar 8 de los 10 puntos que perdieron”.

En ese sentido destaca que si bien las primeras marcas mantienen un predominio de 61% en el gasto de los hogares hoy se ubican pero debajo del 69% que ostentaban en 2015. El movimiento hacia marcas B resulta poco significativo en los sectores de mayores ingresos los cuales solo representan apenas un 10% del consumo. En cambio, en los niveles medio bajo y bajo, que absorben el 87% del consumo y donde el principal interés es sobrevivir, se registran las principales tendencias del grueso del consumo y la migración hacia otras marcas. Principalmente  estos cambios se registran en productos como pañales y pizzas congeladas con fuerte migración hacia marcas B, mientras que categorías como dulce de leche, crema y leche chocolatadas migran hacia B y C. En tanto los quesos, margarinas, congelados de carne, sardinas y puré instantáneo son más proclives a moverse hacia las marcas propias de supermercados.

Comentarios