El dólar saltó ayer 39 centavos o 2,50 por ciento a 16 pesos para la venta en el mercado mayorista, el mayor nivel en cuatro meses, bajo presión por la crisis política en Brasil que jaqueaba a su presidente, Michel Temer, mientras en pizarras escaló a 16,27 pesos.

“El fenómeno del ‘cisne negro’ proveniente del exterior tuvo efecto contagio en el plano local recreando un escenario de importante dolarización de portafolios de inversión que justificó el cambio de tendencia y la abrupta suba del dólar”, mencionó Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio.

La fortaleza del dólar en la plaza local sintonizó con la fuerte depreciación que sufrió el real brasileño, que cayó más de 7 por ciento a 3,32 unidades, aunque contrastaba con la debilidad que la divisa estadounidense registraba en el mundo.

Las reservas internacionales del Banco Central cerraron el miércoles a 48.643 millones de dólares, según se desprende de datos provisorios oficiales. El alza de la divisa en el segmento mayorista se extendió al promedio de bancos y casas de cambio de esta ciudad, donde saltó 27 centavos o 2,33 por ciento a 16,27 pesos para la venta.

En el circuito paralelo, el dólar subió a la zona de los 16,20 pesos.

Los tipos de cambio implícitos en las operaciones bursátiles -el dólar llamado “contado con liquidación” y el dólar bono- operaron en la zona de 16 pesos.