Podría haber sanciones para las empresas eléctricas

Pasó el apagón y quedó la bronca de los usuarios.
Pero también la sensación de que el sistema de servicios públicos de Mendoza es sumamente vulnerable y que no está preparado para enfrentar una contingencia como la del 24 de diciembre, cuando por el viento Zonda y el calor, casi 50 mil familias se quedaron sin energía eléctrica y otros miles incluso sin agua.
Ayer el Gobierno reunió a los representantes de las empresas distribuidoras de energía para evaluar la situación y pedirles mejoras. Los principales cuestionamientos tienen que ver con la falta de inversión y de preparación del sistema para responder a la demanda y también con la falta de respuesta a los reclamos de los usuarios. Es que ni siquiera las líneas telefónicas estaban preparadas para recibir tantas denuncias.
En ese sentido, es probable que se apliquen sanciones a las empresas que pueden repercutir en el descuento de dinero en las boletas de los usuarios afectados. Pero para que eso ocurra antes deben cumplir un proceso administrativo engorroso. Al mismo tiempo, los usuarios pueden reclamar y esperar 15 días a tener una respuesta, si no lo consiguen, pueden recurrir al EPRE.
Como se dijo, uno de los principales problemas es la falta de inversión. “Los aparatos que existen no son viejos, pero están desactualizados para soportar la potencia y el consumo que tienen asignado. Cuando se ponen a funcionar todos juntos, se calientan y saltan los fusibles. Además del exceso de consumo por las altas temperaturas que se registraron, se sumó el viento Zonda que provocó caída de cables”, dijo el ministro de Infraestructura Rolando Baldasso.
Según el Gobierno “las empresas prestadoras del servicio eléctrico se comprometieron a trabajar en tres temáticas centrales: refuncionalización de los call centers y atención a las reclamo de usuarios, evaluación del estado del arbolado público (que ante las importantes ráfagas de viento zonda cortaron cables) y la unificación de fuentes de contingencias climáticas”.
Elián Japaz, titular del Ente Provincial Regulador Eléctrico, remarcó que la función del EPRE es proteger al usuario y que se evaluará caso por caso el resarcimiento económico que le corresponda a aquellos que se vieron perjudicados durante los cortes de energía.
Hoy habrá una reunión similar, pero con todos los actores que tienen que ver con la prestación del servicio de agua potable. Es que el 24 miles de familias también se quedaron sin ese servicio básico y buscan mitigar riesgos.

Comentarios