Platini fue detenido por corrupción en la elección del Mundial de Qatar 2022

La detención fue por una investigación ordenada por la oficina del Fiscal Nacional de Finanzas “por actos de soborno activo y pasivo”.

El ex futbolista y ex presidente de la UEFA, Michel Platini, quedó detenido ayer por sospechas de corrupción en el otorgamiento de la realización del Mundial 2022 a Qatar, pese a que el francés se prestó a colaborar con la investigación y a que negó los hechos que se le atribuyeron a través de sus abogados defensores.

“Platini está declarando de forma serena y precisa, responde a todas las preguntas, incluidas las relativas a las condiciones de atribución de la Eurocopa de 2016, y está dando explicaciones útiles”, precisó el letrado del ex futbolista.

La detención de Platini fue ordenada por la oficina del Fiscal Nacional de Finanzas (PNF) “por actos de soborno activo y pasivo”, según informaron medios franceses.

Según sus abogados, el hecho de que ahora haya sido detenido responde a “motivos técnicos” para evitar que el ex crack de la Juventus de Italia pueda acordar sus testimonios con los de otros interrogados.

El antiguo número 10 del seleccionado francés se encuentra alojado y bajo custodia policial en la Oficina Anticorrupción de la Policía Judicial del municipio de Nanterre, a unos 15 kilómetros de París.

Además de quien fuera la estrella del seleccionado galo, fue detenida una antigua consejera del ex presidente francés Nicolas Sarkozy, Sophie Dion, mientras que el ex secretario general del Palacio del Elíseo Claude Guéant fue indagado bajo el estatus de “sospechoso libre”, según el diario Le Monde.

En 2016, la PNF abrió una investigación por supuesta corrupción en la atribución del Mundial 2022 a Qatar, por la que el propio Platini ya declaró como testigo en diciembre de 2017.

La investigación se centra en la reunión que mantuvieron en noviembre de 2010 las autoridades cataríes con Sarkozy y Platini en el Palacio del Elíseo, a la que también asistieron Guéant y Dion.

Platini, que fue presidente de la UEFA de 2007 a 2015, cumple una inhabilitación de cuatro años -que expira en octubre- por violar el código ético de la asociación al aceptar en 2011 un cobro, autorizado por el entonces presidente de la FIFA, Joseph Blatter, de cerca de 1,8 millones de euros por trabajos hechos entre 1998 y 2002.

Comentarios