Piñera aseguró que no renunciará y no descarta reformar la Constitución

“Estamos dispuestos a conversarlo todo, incluyendo una reforma a la Constitución”, afirmó el presidente chileno. Al tiempo que advirtió: “Voy a llegar al final de mi gobierno”.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, aseguró que no descarta una reforma a la Constitución, pero subrayó que no dejará su cargo, pese a las presiones y protestas que sacuden al país hace 18 días, que desataron la crisis política y social más profunda desde el regreso de la democracia (1990), con un saldo de 23 muertos y miles de heridos y detenidos.

“Estamos dispuestos a conversarlo todo, incluyendo una reforma a la Constitución”, dijo el mandatario en una entrevista a la cadena británica BBC, la primera desde el inicio de la crisis, en la que abordó el polémico accionar de Carabineros y las Fuerzas Armadas, y prometió justicia por los derechos humanos “que se hayan vulnerado”.

“Voy a llegar al fin de mi gobierno. Fui elegido democráticamente por una enorme mayoría de chilenos y tengo un deber y compromiso con quienes me eligieron y con todos los chilenos”, dijo en La Moneda, mientras a pocas cuadras de allí los manifestantes protagonizaban el llamado “Superlunes” de protestas que, como en las oportunidades anteriores, fue violentamente reprimido.

Agregó que si alguien quiere hacer una acusación constitucional -como impulsan legisladores opositores y manifestantes- “está en su derecho”, pero aseguró que esas acusaciones no van a prosperar, “porque la solución en democracia es respetar a las reglas de la democracia”.

Piñera, que defiende su decisión de decretar el estado de emergencia y haber sacado a los militares a la calle, se refirió también a las denuncias de uso excesivo de la fuerza durante la represión.

“Si eso sucedió, puedo garantizar que será investigado y procesado por nuestro sistema tradicional. No habrá impunidad. Ni con las personas que prendieron fuego a los supermercados y a la mayoría de nuestras estaciones de metro, ni con aquellas que eventualmente cometieron un exceso de uso de la fuerza”, prometió.

Luego admitió que Chile “todavía es un país demasiado desigual y que la gente “tiene la percepción, y con mucha razón, de que hay demasiados abusos”. En ese sentido, advirtió que que el país “está en promedio en términos de desigualdad en América Latina” y que no es el país más desigual de la región.

Comentarios