Pese a los aumentos, la venta de naftas crece

Los estacioneros afirman que es un diciembre sin precedentes y muchos debieron dotar a sus negocios de más personal.

Las versiones de propios y ajenos acerca de la situación de los combustibles durante los días previos a las fiestas potenciaron el consumo en las estaciones de servicio a niveles sin precedentes. Todas, sin distinción de marcas, transitan un boom de consumo inédito, en el que atender tanta demanda se hace a veces muy dificultoso.

Sin cifras oficiales a la vista, la opinión de los estacioneros cuenta. La gran mayoría coincide que el escenario en los surtidores es infrecuente a pesar de que en esta época del año se experimenta un crecimiento de la demanda. “Sin dudas mucho tuvo que ver el paro petrolero y las noticias apocalípticas que generó el conflicto pero eso ya pasó y la gente sigue cargando como si la nafta se terminara el cualquier momento”, refirió un empresario que colaboraba con sus empleados en la atención al público.

La visión de los petroleros es compatible con la de los expendedores. Según refleja el INDEC en su Indicador Sintético de Energía (ISE), el 62,5 por ciento de los principales ejecutivos de las firmas que operan en el mercado local estimaron que, durante el cuarto trimestre, la demanda local de sus productos aumentaría, mientras que el restante 37,5 por ciento consideró que no variará.

“Diciembre es históricamente un mes de muy buenas ventas”, asegura Raúl Castellano de CECHA, quien reconoció que, aunque el precio de la nafta aumente, la gente no deja de consumir. No obstante hay una segmentación en este aspecto ya que viene disminuyendo la venta de algunos productos, como es el caso de la nafta premium. “La gente que antes cargaba la nafta más cara ahora está cargando súper”. Y agregó que el consumo de los combustibles “no es muy elástico”. No disminuye porque haya una suba moderada de precios.

Sin embargo tanta demanda no tiene su correlato en el suministro, ya que muchas veces las estaciones de servicio sufren quiebres de stock obligando a los operadores a colgar las mangueras. Esta situación se de con mayor frecuencia en las bocas de YPF, que por tener los precios más bajos y mayor afinidad entre los automovilistas, agotan más rápidamente su volumen disponible. La petrolera gerenciada por el Grupo Petersen ostenta el 58.3 de las preferencias del mercado, mientras que Shell el 14.6, Esso el 12,4 y Petrobras el 10,5 por ciento.

Comentarios