Pescarmona: “Las chicas de 14 se preñan para que les den unos mangos”

El empresario metalúrgico lanzó las polémicas declaraciones durante un encuentro de empresarios. También aseguró que “el gobierno va bien”, pero que faltan medidas.

El empresario metalúrgico Enrique Menotti Pescarmona, tal como es su costumbre, formuló críticas declaraciones contra las políticas de asistencialismo en favor de los sectores más vulnerables, pero fue más allá, al asegurar que algunas menores incluso llegan a tener hijos para cobrar subsidios: “El asistencialismo no sirve, es retrógado. Las chicas de 14 años se preñan y tienen un bebé para que les den unos mangos”, indicó textualmente.

El mendocino expuso durante el seminario sobre inversiones energéticas organizado por la AEA, en el que habló del presente y futuro de la economía en el país. Sin embargo, su disertación tomó otro rumbo cuando comenzó a plantear una férrea oposición a los planes de asistencia social, y llegó a generar murmullos entre el auditorio, con la polémica frase.

“El asistencialismo no sirve, es retrógado. Las chicas de 14 años se preñan y tienen un bebé para que les den unos mangos”, expresó.

Remarcó además Pescarmona, en forma también desafortunada, que sus empleados “trabajan como si fueran normales”, después de un año de capacitación. Recordó que en Brasil mejoró la productividad de sus empresas, a partir de la incorporación del desayuno para sus trabajadores, porque hacían sólo una comida por día y eso incidía en el nivel de producción.

“Hace 40 años los obreros venían mejor preparados en la Argentina; antes te llevaba dos o tres meses capacitarlos, ahora tenemos que hablar de doce o catorce meses”, indicó el empresario.

“El Gobierno va bien”

El empresario también consideró que “el Gobierno va bien” y que “la inflación va para abajo”, pero indicó que la baja monetización de la economía impide financiar proyectos energéticos a largo plazo.

“El Gobierno va bien, la inflación va para abajo por los descuentos que hacen los supermercados que el Indec no toma en cuenta”, explicó en el inicio de su presentación.

Tras explicar la evolución de las exitosas inversiones de Impsa en la ciudad de Recife, Brasil, remarcó que ese modelo bien se puede trasladar al caso argentino, aunque planteó dos problemas: la baja monetización y la carga impositiva.

“La baja monetización impide financiar proyectos energéticos a largo plazo y los impuestos que pagamos por un equipo eólico rondan los 200.000 dólares, más del 10% de su valor”, aclaró el empresario.

Según Pescarmona, es indispensable trabajar en una matriz energética para el país, con el objetivo de “darle una oportunidad a los trabajadores, sino seremos culpables sociales de esta situación”.

Comentarios