El bailarín Ángel Barzola sufrió un accidente hace seis meses y perdió una de las piernas. Sin embargo el domingo se lució en el escenario de una Vendimia.

Un bailarín de 31 años que hace seis meses sufrió la amputación de una de sus piernas al caer de su moto volvió a lucirse el escenario de la Fiesta de la Vendimia del distrito Los Compartos, de General Alvear.

“Fue un privilegio, sentí una emoción muy grande”, relató a la prensa Ángel Barzola (31) al describir la sensación de volver a subirse a un escenario tras el accidente ocurrido a mediados del año pasado, cuando circulaba en su motocicleta, que le costó la pérdida de una pierna.

Sin embargo este domingo volvió a bailar en la Fiesta Vendimial de Los Compartos, donde el libreto del show musical trató de la vida del joven, que ahora sueña con tener una pierna ortopédica que lo ayude a seguir con la danza.

En búsqueda de ese regreso al baile, Barzola ya se puso en contacto con otras personas que han sufrido accidentes similares.

“Sé que hay una pierna ortopédica que es especial para bailar, me puse en contacto con otros bailarines de otras danzas y ellos la utilizan”, dijo entusiasmado.

Si la consigue, señaló, “sería el primer bailarín argentino de folclore con una pierna de este tipo”.

“Mi anhelo, mi sueño, es seguir bailando. Y lo de este domingo fue una semilla, cerrando con el árbol que da un fruto, que simboliza mi vuelta al baile”, describió el joven.

Ángel comenzó a bailar cuando tenía 7 años y si bien el accidente pareció poner punto final a su carrera, su férrea voluntad le permitió subirse nuevamente a las tablas para continuar con su sueño.

“Agradezco todo General Alvear por brindarme su apoyo, eso me permitió darme cuenta de que la vida sigue y que todos tenemos un propósito. En mi caso son mis hijos y mi familia, por eso me planteé seguir adelante”, comentó orgulloso al recordar que ese mismo pensamiento le permitió salir del hospital a los 24 días del accidente, cuando todos hablaban de una internación de, al menos, cinco meses.

Barzola y su lucha por continuar pese a las barreras que la vida le ponga, es un símbolo de la lucha de los alvearenses, la esperanza de los productores que más allá de las contingencias -en especial actualmente, frente a los incendios que azotan la zona hace diez días- siguen apostando por el agro con la mira puesta en un futuro mejor.

Barzola tendrá un lugar destacado el 3 de febrero cuando se desarrolle la fiesta departamental “Vendimianza, brotes de esperanza”, en el Club Unión Social y Deportiva Bowen.

“Si te lo proponés, todo se puede en la vida”, asegura el joven, que ahora quiere ser el primer bailarín argentino de folclore con una pierna ortopédica especial para la danza.