El Jefe de Gabinete de Ministros aseguró que hubo en quórum en la Cámara Baja para aprobar la reforma previsional. Acusó a la oposición de impedir que se realizara el debate.

El jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña, aseguró que ayer, en la Cámara Baja, había una voluntad mayoritaria de sesionar para respaldar el tratamiento de la reforma previsional y acusó a diputados opositores de actuar como “piqueteros” en el recinto para impedir su debate.

“Hubo diputados de la oposición que hoy se convirtieron en verdaderos piqueteros e impidieron que se sesionara. Había una voluntad mayoritaria de tratar el proyecto porque lo querían acompañar. Al punto de que hubo quórum en dos oportunidades en el recinto”, señaló Peña en una rueda de prensa en Casa de Gobierno.

De esta forma, el funcionario se refirió a los disturbios que se generaron puertas adentro del recinto, casi como un reflejo de lo que también sucedía en los alrededores, cuando comenzaba el debate del proyecto de ley de reforma previsional.

“Los que representan a la minoría tienen que actuar con decencia, respetando su investidura, y tener la dignidad de sentarse y debatir, pero no a través de la violencia y la mentira”, calificó el jefe de ministros. En ese sentido, el jefe de Gabinete denunció hoy que hubo “una acción deliberada de violencia” para impedir que se trate en Diputados la reforma previsional, que tiene media sanción del Senado.

“Esa violencia comenzó con ataques a los funcionarios que fueron a exponer sobre el proyecto de ley en las reuniones de comisión y vimos hoy, como ayer, también la búsqueda de violencia primero desde la calle y después desde el propio recinto, cruzando una raya que no se había cruzado en el último tiempo”, sostuvo.

Afirmó que “Cambiemos no va a seguir ese camino de la provocación y la violencia” y explicó que por ese motivo “se propuso levantar la sesión y transmitir este mensaje de paz, tranquilidad y claridad respecto a los valores que tenemos como gobierno y fuerza política”.

Peña exhortó a la oposición a tener “decencia para sentarse y debatir” y “dignidad de perder cuando representan a una mayoría”.