Pamela Pombo: la mendocina que pasó de ser vedette a fisicoculturista

Fue conocida en el 2011 como una de “Las hermanas Pombo”. Tiene 34 años y desde hace tiempo se dedica a este deporte. Se alejó del ambiente artístico y cambió su rutina.

Tras estar alejada de los medios y también de la farándula, apareció hace poco Pamela Pombo. La mendocina de 34 años que en el 2011 saltó a la fama como una de “Las hermanas Pombo” se dedica, desde hace años, al fisicoculturismo y le brindó una nota a Teleshow.

“Me pasó que dejé de disfrutar el hecho de ir a los programas y estar en el ambiente. Y dije: ‘Si no lo disfruto, no es para mí’. Yo soy de las que creen que la vida es una sola, que hay que disfrutarla y vivirla como te gusta. Esto me encanta, me apasiona, la paso bien y lo disfruto”, sostuvo la ex modelo y vedette.

Después de su paso por los medios se dio cuenta de que no le gustaba el mundo artístico y la mendocina decidió volcarse al deporte. Cabe recordar que llegó a jugar en la selección nacional de vóley, hasta que se rompió el ligamento cruzado anterior. Pudo volver pero volvió a lesionarse.

Mientras tanto, seguía las competencias de fisicoculturismo por televisión. “Pero no sentía que podía llegar a competir en alguna categoría, hasta que apareció Bikini fitness, que son chicas atléticas que se nota que van al gimnasio y que tienen apenas un tono muscular”, contó Pamela.

En 2014 conoció a su novio, que es campeón argentino y sudamericano de fisicoculturismo, Gerardo Repollo, quien la acompañó en su nuevo proyecto. “Al mes de estar saliendo me dijo que ya estaba para competir”, dice sobre su pareja y entrenador. Con una salvedad: debía cambiar su rutina alimenticia durante la semana previa a la competición. “No comer chatarra, golosinas, ni helado, tampoco podía tener permitidos. Así que saqué todo eso e hice una dieta a base de proteínas con poco porcentaje de hidratos de carbono. Comí pollo, carnes rojas y un poco de papa”, dijo quien obtuvo el primer puesto en su categoría en su debut como fisicoculturista.

“Me ordené un poquito más con las comidas. Venía comiendo cuatro veces al día e incorporé dos más. De esa forma, se acelera el metabolismo. Además le puse mucho énfasis a mi tren inferior porque, tengo un buen desarrollo y linda forma en el tren superior, así que no lo entreno”.

Desde entonces, y ya como una fisicoculturista profesional se consagró en torneos locales e internacionales en los que salió primera en su categoría Campeonato Argentino, Campeonato Sudamericano, Arnold Classic Brasil, Súper Show Chile, entre otros.

Comentarios