Otra dura jornada de protestas contra la reforma del sistema de jubilaciones

Francia volvió a vivir ayer una dura jornada de protestas, donde más de un cuarto estaciones de servicio estaban totalmente desabastecidas y parte de las restantes lo estaba de forma parcial, debido a la polémica reforma del sistema de pensiones propuesto por el presidente Nicolas Sarkozy.
El gobierno confía en que el comienzo de las vacaciones del otoño boreal quite fuerza de manera decisiva a las manifestaciones que tienen su origen por la reforma gubernamental en el sistema jubilatorio, que prevé postergar de 60 a 62 años la edad mínima. Según el ministro del Interior, Brice Hortefeux, además del desabastecimiento en las estaciones de servicio, las 12 refinerías del país siguen paralizadas y varios depósitos de combustible bloqueados por manifestantes.

Comentarios