El sanrafaelino asegura que hay un temario federal que se viene postergando en el Congreso. Intentará crear un frente común para restablecer planes sociales.

Omar Félix es la figura fuerte y la imagen de la unidad del Partido Justicialista en Mendoza. Asegura que la campaña oficialista intenta esconder un temario de deudas y demandas hacia la provincia que no son atendidas desde la Nación. Como candidato a diputado nacional, buscará un lugar en el Congreso para colaborar en el rearmado de un frente de unidad con el peronismo y así detener las políticas neoliberales iniciadas a fines de 2015.

¿En qué etapa se encuentra la principal minoría opositora?

En 2015 tuvimos el cambio de un signo político de gobierno con todo lo que eso significa. Claramente se instauró un nuevo modelo en lo social, político y sobretodo económico. Después de una derrota, el justicialismo está en un periodo de reorganización interna y se tomó la decisión en general de darle el tiempo necesario al nuevo gobierno de comenzar a desarrollar sus políticas, como indican las reglas de una democracia madura. Creo que a partir de ahora el rumbo del justicialismo va a ser otro.

¿Qué análisis hacen de la política nacional?

Las políticas impuestas por este Gobierno han venido a beneficiar a la patria financiera. Uno ve que un año y nueve meses, prácticamente, el endeudamiento ha llegado a 100.000 millones de dólares, en LEBAC hay más de un billón circulando, que rentabiliza al 25% sin pagar impuestos de trabajo. Hemos vuelto al mismo camino que nos llevó antes a la desindustrialización, pero con políticas que disminuyeron el poder adquisitivo vía paritarias por debajo de la inflación. Con políticas sociales que impactan negativamente sobre los sectores vulnerables. Todas estas son medidas que llevan a generar un 70% de excluidos de la sociedad.

¿Existe el federalismo en Argentina?

Es una pelea dura. Mendoza hoy tiene 28.000 millones de pesos en obras contra 41.000 millones de San Juan. Es difícil pensar en federalismo, cuando desde el mismo partido gobernante se intenta restablecer el fondo del Conurbano Bonaerense. Incluso Mendoza salió tarde a responder cuando las provincias gobernadas por el justicialismo empezaron a luchar desde el comienzo.

¿Cuáles son las demandas que lleva al Congreso?

Hay un temario de los mendocinos que no puede ser postergado. El transporte en Mendoza es mucho más caro que en Buenos Aires, donde los pasajes mínimos cuestan $6 y cubren recorridos más extensos que los nuestros. A esto se suma que ellos tienen horario continuo a diferencia de nuestra provincia donde los empleados de comercio se toman por lo menos cuatro colectivos.

¿Y qué ocurre con las economías regionales?

La importación ha afectado a productos regionales desde aceite de oliva, durazno en fresco y hasta el vino, que implica un cachetazo a nuestro orgullo. Éstas son las cosas que hoy debemos tener en mente. Por eso es importante trabajar en la unidad  del justicialismo. Parece un tema político, pero sin unidad no se puede detener el avance del neoliberalismo.