El peronismo se transformó en el gran perdedor de la jornada tras quedar 20 puntos por debajo del oficialismo y perdiendo en distritos claves como Maipú, San Martín y San Rafael.

Con más del 50% de las mesas escrutadas el clima en el bunker del frente Somos Mendoza anticipaba lo que los las cifras oficiales ya confirmaban: que el oficialismo, con el gobernador Alfredo Cornejo como principal referente, lograba el triunfo en las elecciones de medio término. Resultado que terminó por profundizar el mal momento que atraviesa el peronismo mendocino.

Desde las 18 comenzaron a llegar al Hotel Mod, que funcionó como el bunker del peronismo,  varios referentes de la fuerza política aunque ninguno de ellos se animó a arriesgar un resultado. Fue minutos después de las 21 cuando Omar Félix, presidente del peronismo local y cabeza de lista del Frente Somos Mendoza, habló con la prensa. Acompañado por Guillermo Carmona y el intendente de Lavalle, Roberto Righi, la primera declaración de Félix fue para felicitar a la actual ministra de Salud, Claudia Najul, quien ya es diputada nacional junto a su compañeros de lista Luis Petri y Federico Zamarbide. Luego reconoció que en base a datos propios y con un 30% de las mesas escrutadas la tendencia era prácticamente irreversible.

En el momento que confirmaba la derrota los datos oficiales reflejaban que con el 53.92% de las mesas escrutadas la alianza Cambia Mendoza se imponía en la provincia con el 47.53% de los votos seguido por el 24.26% de Somos Mendoza y en tercer lugar con un sorpresivo 17.25% se ubicaba el Partido Intransigente que fue la sorpresa en los comicios.

Anoche, ya con el 99 por ciento de las mesas escrutadas, Somos Mendoza llegó a 25,40% de los votos.

Al momento de analizar las causas de la derrota, el ex intendente de San rafael dijo: “Cada elección es distinta y creo que hay fenómenos que habrá que medirlos y ver cuáles son las causas. Cuando tengamos los resultados definitivos y podamos analizar no solo temas generales que puedan haber influido sino también cada uno de los departamentos y analizar en función de esto”.

En un intento por sostener lo que queda de unidad partidaria, y que a simple vista se hace cada vez más débil, el candidato descartó que no haya contado con el apoyo de todos los sectores del peronismo y agradeció el trabajo de toda la militancia. “Siempre las responsabilidades las tiene que tomar quien encabeza la lista y lógicamente uno esperaba un resultado diferente”, lamentó.

Tan sorprendente fue el resultado que en departamentos como Maipú e incluso en su propio departamento los resultados fueron negativos. Al respecto Félix dijo que “todavía es muy prematuro hacer un análisis detallado y fino de cada lugar, más cuando uno sabe del trabajo y gestión que hacen los compañeros de Maipú”. La misma respuesta ofreció cuando se le consultó sobre el resultado en el San Rafael, departamento del que fue intendente y que actualmente es comandado su hermano Emir y donde finalmente se impuso la alianza Cambia Mendoza por un margen mínimo.

“Nosotros tenemos un concepto básico y general que es que el pueblo siempre tiene la razón… y el pueblo ha hablado por las urnas. No es un buen día y la definición sobre cómo vamos a calificar esta elección la vamos a hacer cuando tengamos todos los datos”, sentenció Félix.

Con los resultados a la vista el peronismo suma una nueva derrota, esta vez, de la mano de uno de los caciques históricos del partido. Situación que inexorablemente deberá promover una renovación hacia el interior de esta fuerza política si pretende recuperar el apoyo de los ciudadanos de cara a las elecciones de 2019.