Obama en la ONU: la violencia en países árabes será un tema obligado

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegó el lunes a Nueva York para participar de la 67 Asamblea General de la ONU donde pronunciará un discurso este martes, en el que se referirá a la reciente violencia contra embajadas norteamericanas en países árabes.
Obama, que buscará la reelección el próximo 6 de noviembre, será el anfitrión de la tradicional recepción a los 120 jefes de Estado y Gobierno y más de 200 ministros que participan este año de la Asamblea General de Naciones Unidas, en medio de extremas medidas de seguridad. Se espera que el mandatario norteamericano hable ante la Asamblea sobre la reciente violencia contra misiones diplomáticas estadounidenses en países árabes a raíz de la difusión de un vídeo producido en Estados Unidos que caricaturiza al profeta Mahoma. El portavoz del Consejo Nacional de Seguridad de la Casa Blanca,  Tommy Vietor, dijo que Obama aprovechará su discurso para hablar del liderazgo de Estados Unidos en el mundo, "de los recientes disturbios en el mundo musulmán y del contexto más amplio de las transiciones democráticas en el mundo árabe". El presidente estadounidense "también enviará un mensaje claro de que Estados Unidos jamás se retirará del mundo, llevará ante la justicia a quienes perjudiquen a los estadounidenses y defenderá férreamente nuestros valores democráticos en el exterior", subrayó Vietor, citado por la agencia de noticias Europa Press. Según analistas, Obama repasará los logros de su mandato como el fin de la guerra de Irak, el compromiso para la retirada de Afganistán en 2014 y la muerte del líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, en una operación encubierta en mayo de 2011 en Pakistán. También se espera que el presidente de Estados Unidos mencione el violento conflicto en Siria, las sanciones internacionales contra el programa nuclear de Irán, y reitere su oposición a que los palestinos tomen acciones unilaterales en el seno de la ONU. La Casa Blanca dijo por su parte que Obama no tiene previsto mantener reuniones bilaterales con otros líderes mundiales al margen de la Asamblea General, pese a que el año pasado mantuvo 13. La decisión generó críticas entre los republicanos, especialmente por no reunirse con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, una medida que para los republicanos representa un desaire al aliado estadounidense. Sin embargo, la Casa Blanca rechazó las críticas, sobre todo porque Obama no se reúne con Netanyahu, pero participará junto a su esposa Michelle del popular talk-show femenino The View de la cadena ABC. "El presidente tuvo, en las últimas semanas, amplias consultas con líderes extranjeros, entre ellos los de Egipto, Israel, Yemen, Turquía, Libia", señaló el portavoz Jay Carney. "Y estas consultas continuarán no sólo con los líderes en la región, sino con líderes de todo el mundo", agregó, citado por la agencia de noticias DPA. Carney, que remarcó que Obama se encontrará el lunes a la noche con varios líderes, también apuntó a una reciente conversación telefónica de una hora con el premier israelí, y a un encuentro entre la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y Netanyahu.  Obama discrepó últimamente con el primer ministro israelí respecto a cómo contener el programa nuclear de Irán, una disputa que llevó al mínimo las relaciones entre ambos países aliados. Netanyahu dijo en varias oportunidades que podría atacar los sitios nucleares de Irán, al tiempo que criticó la postura de Obama de dar más tiempo a las sanciones y a la diplomacia para impedir que Teherán adquiera armas nucleares, como sospechan, pese a que Teherán asegura que su programa iraní tiene fines civiles y energéticos.

Comentarios