“Mónica Ayos fue víctima de una violencia física muy fuerte”

Así lo manifestó su marido, Diego Olivera, en referencia a la pareja anterior de su mujer y de los diferentes abusos que ella recibió. Ambos actores llevan 18 años de matrimonio.

A principios de la década del 90, Mónica Ayos se había ido a vivir a Chile, donde conoció a Mario, con quien comenzó una relación amorosa que la marcaría para siempre. Ella solo tenía 19 años y fue víctima de violencia de género. “Mi ex me golpeaba estando embarazada. En la panza, directamente. Era producto de la cocaína más el alcohol, que le pegaban de forma muy violenta”, contó la actriz en julio durante su visita al programa PH, Podemos Hablar.

Fruto de esa relación nació Federico, el primer hijo de Mónica. Pero las agresiones y la violencia física y emocional en ningún momento cesaron: “Estuve seis días internada porque tuve un parto muy difícil, una cesárea de urgencia. Me violó. No podíamos tener relaciones porque la zona estaba muy delicada. Me abusó… Estoy describiendo a un hombre enfermo. Él intentaba suicidarse y lo salvé varias veces. Y terminó suicidándose”, contó.

Tiempo después, a fines del 2000, Mónica conoció a Diego Olivera, cuando fueron convocados por Hugo Moser para trabajar en la serie “Matrimonios y algo más”. La vida privada de él era reservada, con un perfil vinculado a la actuación; ella, por su parte, venía de esa relación traumática, madre soltera de un niño de siete años y tenía mucha exposición pública por su trabajo como vedette.

Muchos ponían en duda en aquel momento cuánto podría durar el romance, pero en contra de todos los pronósticos rápidamente probaron la convivencia durante una temporada de Mar del Plata y luego él se fue a vivir al departamento de Ayos. El 29 de noviembre de 2002 celebraron su casamiento.

El sábado pasado fue el turno de Olivera de visitar el programa conducido por Andy Kusnetzoff en Telefe, y reveló la charla que tuvo con su pareja cuando le contó todo lo que había sufrido durante su relación con el padre de su hijo.

“Imaginate, yo estaba en un bar y ella me lo contó. Dije: ‘¿Qué hago con este paquete, con esta historia? ¿Qué hago con mi vida? ¿Cómo puedo ayudarla o acompañarla y que esto termine siendo parte de mi vida?’ Que se entienda: cuando uno elige a alguien, también lo elige con sus virtudes y sus defectos”, dijo el actor.

“Yo también tengo mis rollos y mi historia. Pero pensaba todo eso por mi mamá, mi papá y mi hermano, que se enteraron de ese paquete. También era importante por ellos. ‘Loco, ¿no te estarás comprando un problema? Tenés todo por delante’”, se preguntó.

Comentarios