Mendoza vive la sequía más grave en más de 60 años

Se confirmó que la falta de agua en la provincia continuará por quinta temporada, pero creen que se extenderá por una década. Cuestionan al sector del agro por el derroche.
Por Horacio Yacante
Se confirmó ayer que seguirá la crisis hídrica por quita temporada consecutiva. Pero la novedad alarmante es que la situación podría extenderse  por una década. Los estudios realizados por el Conicet en Argentina y el CAZALAC (Centro del Agua para Zonas Áridas y Semiáridas de América Latina y el Caribe), indican que región se encuentra en una etapa estacional que se puede prolongar durante toda la década o incluso más.
De acuerdo al pronóstico de escurrimiento de los ríos mendocinos, el periodo 2014-2015 será “seco” en los ríos Mendoza, Diamante, Malargüe y Grande, y “pobre”, en los ríos Tunuyán y Atuel. La variación entre pobre y seco depende de la media histórica, que considera que los años pobres son los que se ubican entre el 15% y 35% por debajo, y secos, aquellos se están por debajo del 35%.
Ricardo Villalba, director del IANIGLA, explicó que esta falta de precipitaciones “sorprendió” a la comunidad científico en todo el mundo, que apuntaban a que a partir de mayo se incrementarían las nevadas, algo que finalmente no ocurrió.
Estas mediciones arrojaron que este periodo pasará a ser considerado como el más extremo desde que comenzaron las mediciones en 1951 y el séptimo en escasez de nevadas con el 35% de lo esperado. Aunque los estudios están en proceso y son de largo alcance, hay datos que marcan una tendencia y apuntan al cambio climático como uno de los factores. En ese sentido este año hubo un dato que llamó la atención: el mes de septiembre de 2014 fue el más cálido de los últimos 150 años.
El investigador chileno Jorge Núñez Cobo explicó que sin exagerar la sequía que vive la región de Coquimbo, desde hace ocho años, no es un hecho accidental sino que implica un cambio permanente de las condiciones climáticas y “difícilmente los embalses chilenos puedan alcanzar los niveles que alguna vez tuvieron”.
El superintendente de Irrigación, José Luis Álvarez, cargó con dureza contra los productores agrícolas de Mendoza a quienes advirtió que tras el quinto año de crisis hídrica, “no hay tiempo en la agricultura para seguir regando mal”. El funcionario dijo que la Provincia invierte millones de su presupuesto para hacer más eficiente la distribución del agua mientras que los productores “ni siquiera nivelan sus terrenos para mejorar el riego dentro de su propiedad”. “Hay que empezar a entender que lo atípico de hoy es la normalidad del mañana”, dijo Álvarez. Según el funcionario solo el 7% del recurso hídrico es consumido por la población y el mayor derroche se genera en el agro. Un ejemplo de esto se da en el Valle de Uco, que es considerado como el oasis más rico y sin embargo derrocha más de la mitad del agua.
Otro sector que quedó bajo la mira de Irrigación es el industrial, pero por la contaminación a través de sus residuos.

Comentarios